Sólo un cayuco llegó a Canarias desde Mauritania en 2010

Actualizado 27/04/2011 13:07:49 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ha agradecido al Gobierno de Mauritania la labor que desarrolla contra la inmigración ilegal y que, unida a la cooperación bilateral con España y al despliegue de medios españoles en las costas mauritanas, ha permitido que "en 2010 sólo llegara a Canarias un cayuco procedente de Mauritania con cuatro personas a bordo y que este año todavía no haya llegado ninguna embarcación".

Camacho inició este martes en Mauritania un viaje por varios países del Sahel con el fin de reforzar la cooperación bilateral y regional en materia de seguridad, según ha informado la Delegación del Gobierno en Canarias.

El secretario se reunió en Nouakchott con el ministro del Interior y de la Descentralización, Mohamed Ould Boilil; y con el ministro de Defensa, Ahmedou Ould Idey Ould Mohamed Radhi. Durante las reuniones de trabajo analizaron la situación del terrorismo y del crimen organizado en Mauritania y en el resto de la región saheliana, repasaron la situación de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y otras organizaciones criminales y estudiaron la posibilidad de establecer nuevas formas de cooperación, tanto a nivel bilateral como multilateral para fortalecer la respuesta frente a las amenazas compartidas entre los países del Sahel y la Unión Europea.

Durante el encuentro con el resto de las autoridades con las que se entrevistó, Camacho trasladó la importancia estratégica que tiene para España la cooperación con Mauritania en materia de seguridad y felicitó al Gobierno mauritano por las operaciones antiterroristas que han desarrollado sus fuerzas de seguridad a lo largo de este año y que han logrado evitar varios atentados en Nouakchott.

LUCHA CONJUNTA

El secretario de Estado de Seguridad puso esta colaboración como ejemplo de la eficacia que puede alcanzar el trabajo conjunto y compartido y ha propuesto a sus interlocutores mauritanos extender esa cooperación al ámbito de la lucha contra otras formas de criminalidad.

Con ese objetivo, Camacho y las autoridades mauritanas acordaron poner en marcha un equipo conjunto de cooperación policial para luchar contra el narcotráfico, siguiendo el mismo modelo establecido para el equipo conjunto que trabaja contra las redes de inmigración en Nouadhibou. Esta forma de colaboración policial permitirá mejorar la eficacia de la lucha contra la ruta africana de la cocaína y las rutas de introducción del hachís en la Unión Europea.

Junto a este equipo de cooperación policial, el secretario de Estado de Seguridad ofreció la colaboración del Ministerio del Interior para crear en Mauritania una unidad de análisis estratégico y tratamiento de la información que facilite en el futuro el intercambio de datos entre las fuerzas policiales de los dos países en materia de terrorismo y contra el crimen organizado (tráfico de drogas, armas y personas, esencialmente).

Del mismo modo, España y Mauritania acordaron seguir profundizando en la relación entre ambos países para impulsar la formación de las fuerzas de seguridad mauritanas, especialmente en materia de fuentes de información y desactivación de artefactos explosivos.

Igualmente, Camacho se comprometió a mantener el esfuerzo del Gobierno de España tanto en la cooperación al desarrollo como en la mejora de la dotación de medios materiales (especialmente vehículos todo terreno y material de investigación) con la que cuentan las fuerzas de seguridad mauritanas para seguir mejorando los instrumentos con los que cuentan para hacer frente a las amenazas para la seguridad y fortalecer sus mecanismos de control fronterizo. Camacho recordó que Mauritania es un país prioritario para la política exterior española y así figura en el Plan África 2009-2012.

VISITA AL CONTINGENTE POLICIAL

Tras las reuniones con las autoridades mauritanas, Antonio Camacho se trasladó a Nouadhibou, donde visitó a los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil desplegados en Mauritania en el marco de los dispositivos de lucha contra la inmigración ilegal. En total, España dispone de 50 efectivos desplegados en el país africano.

Camacho les agradeció su esfuerzo y su entrega para luchar contra la inmigración irregular y les felicitó porque, en buena medida gracias a su trabajo, la presión de la inmigración sobre Canarias se redujo el año pasado a los niveles más bajos desde 1997.

VIAJE A NÍGER

Tras mantener estas reuniones y el encuentro con el contingente español, Antonio Camacho se trasladó a Niamey (Níger), donde hoy tiene previsto reunirse con el presidente de Níger, Mahamadou Issoufou; con el primer ministro, Brigi Rafini; con el ministro del Interior, Abdou Labo; y con el ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Bazoum.