Publicado 25/05/2020 12:41:08 +02:00CET

El acusado de un atraco a una cafetería de Logroño acepta más de cuatro años de prisión

El acusado en el juicio por conformidad celebrado hoy
El acusado en el juicio por conformidad celebrado hoy - TSJR

   LOGROÑO, 25 May. (EUROPA PRESS) -

   El acusado de atracar en la cafetería 'Glam' de Logroño ha sido condenado a 4 años y 3 meses de prisión, tras el juicio de está mañana que se ha solventado por conformidad. Además, deberá abonar 1.405 euros al dueño del establecimiento.

   Según ha informado el TSJR, el Tribunal, que ha apreciado las agravantes de disfraz y reincidencia también ha considerado para la rebaja de a pena la atenuante de toxicomanía.

   El fiscal solicitaba 7 años de prisión por un presunto delito de robo con violencia e intimidación en local abierto al público y con uso de arma al atracar un bar de Logroño con un pasamontañas y pistola, llevarse 1.405 euros, golpear a un cliente y exigir a todos los que se encontraban en el interior del local que "se tiraran al suelo".

   Según el escrito del Fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, el acusado, A. D.G. D., nacido en 1970 y condenado en sentencia por otros delitos de robo con fuerza o intimidación, acudió sobre la 01,00 horas del 7 de noviembre de 2019 a un bar situado en la calle Piqueras donde cometió un atraco.

   Provisto de un pasamontañas y empuñando una pistola "cuyas características exactas se ignoran pero con aspecto externo auténtico y de configuración rígida y contundente", el procesado accedió al interior de la cafetería 'GLAM', situada en la calle Piqueras de Logroño, "donde exigió la entrega del dinero".

   Un hecho que realizó al grito de: "Dame todos los billetes que tienes en la caja, no me hagas pegaros dos tiros que me quedan tres meses de vida y me da igual volver a la cárcel, solo quiero el dinero", asegura el escrito del Fiscal.

   Ante ello, la camarera del local le entregó 1.405 euros que introdujo en una bolsa.

   Posteriormente, el acusado dio un fuerte golpe con el arma

   en la barra, golpeando asimismo en la cabeza a un cliente del

   establecimiento, sin que conste su filiación ni la lesión sufrida.

   Después, y según prosigió el escrito del Fiscal, "exigió que todo el mundo se tirara al suelo, huyendo del establecimiento".

   En el curso de la investigación "se incautaron en dos domicilios utilizados por el acusado cuatro pistolas de aire comprimido, una pistola simulada de plástico, así como unos pantalones, zapatillas, bandolera y parka, prendas vestidas por el acusado en la comisión de los hechos", indica el escrito judicial.

Para leer más