Publicado 20/03/2021 14:03CET

Andrés Pascual, experto UNIR en felicidad: "El 'ahora' es la felicidad, porque es el único momento que tenemos"

Andrés Pascual
Andrés Pascual - CARLOS RUIZ

    LOGROÑO, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

   "El 'ahora' es la felicidad, no un pasado o un futuro idealizados, porque ese 'ahora' es el único momento que tenemos". Por eso, no debemos "obligarnos" a buscar la felicidad en cada paso de nuestra vida, sino que "hay que desprendernos del resultado" y aprovechar "el camino que se va haciendo", basado en "el equilibrio físico, mental y social".

   Así resume la felicidad -cuando este sábado se conmemora precisamente el Día Mundial de la Felicidad- el escritor y director del Programa Executive en Chief Happiness Officer de UNIR Andrés Pascual. Un estado complicado de alcanzar en tiempos de pandemia. Tiempos que "está claro que nos han enseñado a valorar cosas que nos estaban pasabado desapercibidas" hasta ahora.

   ¿Una de las claves? Precisamente "la gratitud, estar agradecido por lo que vas consiguiendo, y no preocupado por las carencias". Y, para alcanzarlo, Pascual ofrece un ejercicio tan sencillo como terapéutico: "dedicar cinco minutos al final de cada día para escribir todo lo bueno que hemos logrado en la jornada".

   Porque, pese a que "la evolución ha prestado al ser humano a reaccionar ante lo negativo", es necesario "aprender a sintonizar con lo bueno". "Ahora mismo, es complicado, porque hay muchos velos y todo parece terrorífico, pero la fórmula, tanto en este tiempo como en los momentos de bonanza, es centrarnos en lo que es realmente importante", defiende el experto.

   Uno de los problemas con los que nos encontramos, a juicio de Pascual, es que "no sabemos centrarnos en lo que nos hace felices, no sabemos encontrarlo o lo buscamos en los sitios erróneos", y, sobre todo, añade, "porque medimos la felicidad siempre en términos relativos, comparándonos con otras situaciones o con otras personas".

   "Y claro -asegura- en esa comparación normalmente salimos perdiendo. Estamos abocados a la insatisfacción, porque nuestra mente nos va a llevar a un momento mejor o a una personas mejor, que suele ser un fenómeno y no muestra su cara B".

   A ello ha sumado que, además, la felicidad en muchas cosas se pierde "porque las convertimos en rutinas, y eso es tremendo". Una situación ante "la que no habría que dar nada por descontado y vivir cada momento". Por eso, en momentos difíciles como el actual "son tan populares "cursos como el de la Ciencia de la Felicidad, que imparte la psicóloga Laurie Santos en la Universidad de Yale.

   Un curso que se centra, principalmente, en "estudiar qué hacen las personas que son felices, aplicar esos comportamientos a los que son infelices y comprobar si ganan en bienestar". De ello, los científicos acaban extrayendo como teoría que "lo importante no es solo saber qué es lo que nos hace felices sino poner en práctica pequeñas estrategias cotidianas".

   Tomando esta base, se han acreditado cinco comportamientos "que nos hacen más felices: la socialización, el altruismo, la gratitud, los hábitos saludables, y la meditación". "Parece algo sencillo, pero realmente está ahí la clave. Y hay que añadir también tener un propósito, no hay felicidad sin un sentido superior en la vida, y esto hay que buscarlo", recalca.

   Porque la felicidad, al final, "no es vivir sin tensiones, como decía el psiquiatra Víctor Frankl, que vivió un horror en los campos de concentración nazis, sino tener la fortaleza para superar esas dificultades y hacer que todo merezca la pena buscando ese sentido superior a nuestra existencia".

   "A la felicidad se llega a través de nuestra capacidad de superar los obstáculos, y esto nos viene fantásticamente en estos momentos difíciles. Lo que nos hace felices no es llegar a un sitio, sino hacer nuestro propio camino para alcanzarlo", subraya Pascual.

   Añade que "por eso, hay que dejar de proyectar nuestra felicidad en un pasado que recordamos nostálgico o en un futuro que imaginamos idílico, la felicidad está en el ahora, porque ese ahora es el único momento que realmente existe y es un regalo". Y no está de acuerdo cuando se habla de "redescubrimiento de las pequeñas cosas en tiempos de pandemia".

   "No, pequeñas cosas no, cosas sin más, las que te haya tocado o te toque vivir. La pandemia nos ha dado y nos está dando oportunidades de mirarnos hacia adentro para conocernos, de analizar con pausa nuestras vidas, y de descubrir las bondades de hacer algo por los demás, que es prácticamente el secreto para ser feliz", dice.

   Recuerda Pascual otra frase de Laurie Santos, que señala que "el secreto para una vida feliz, la receta universal de la felicidad, es concedernos tiempo para pensar en el aquí, en el ahora y en los demás, y si a esto añades un poco de ejercicio y unas horas de sueño, lo conseguirás".

   La deducción de todo este planteamiento es que "nos obsesionamos con que la felicidad ha de ser un estado de la total perfección, pero la realidad es que vivimos en un mundo tremendamente imperfecto, un lugar en el que tenemos que tomar conciencia de que las negativas no son un fracaso personal".

   "Se trata de dedicarte un tiempo a tí mismo, para ver lo que merece realmente la pena y poder dar tu mejor versión. Y tenemos la obligación de buscar la felicidad si supone eso, que vas a dar lo mejor de tí al resto. Esa obligación se convierte en una carga desde el momento en el que te obsesionas con el resultado, y de eso tenemos que desprendernos del resultado, tenemos la responsabilidad de buscarla", recalca.

   No se trata, pues, "de buscar la felicidad como una meta en sí misma, porque a partir de ese momento, carece de sentido, y a lo largo de ese camino hincaremos la rodilla, es el momento de salir por encima de las imposiciones".

   Está claro, ha reflexionado Andrés Pascual, que "vivimos en sociedad, en la que, una vez cubiertas las necesidades básicas, ningún resultado nos va a traer la felicidad verdadera, porque lo que nos la va a dar es la entrega que aportemos en esa búsqueda de esas cosas en las que creemos y que son superiores a nosotros mismos".

   En pandemia, "nos hemos dado cuenta de que lo importante no es el viaje que hemos aplazado, o el coche más rápido que no hemos comprado, sino la cercanía con los demás, algo que afortunadamente nos ha facilitado la tecnología".

   "Y, sobre todo, el equilibrio entre lo físico, lo mental y lo social". Para eso, "hay que luchar y seguir un aprendizaje que nos llevará a la serenidad, la seguridad y la paz interior, que es seguramente lo más cercano a la felicidad", finaliza.

Contador

Para leer más