Publicado 22/09/2022 12:43

Andreu insiste en la no retira del vídeo de La Rioja Turismo pero reconoce que la Diócesis sigue viendo ofensa

La presidenta del Gobierno, Concha Andreu
La presidenta del Gobierno, Concha Andreu - GOBIERNO DE LA RIOJA

   LOGROÑO, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta del Gobierno riojano, Concha Andreu, ha insistido hoy en que no se va a retirar el vídeo de La Rioja Turismo cuya imagen, de unos danzadores sobre un altar, ha ofendido a la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, pero reconoce que ésta sigue molesta.

   Andreu, en el marco de la Semana Gastronómica de las Fiestas de la Vendimia Riojana y San Mateo, ha contado, a preguntas de los periodistas, cómo ayer, en el entorno del acto del Pisado de la Uva, pudo volver a hablar con el obispo, Santos Montoya.

   Es la segunda vez que ambos hablan del vídeo, tras el comunicado enviado por la Diócesis pidiendo su retirada, y ha reconocido que la primera vez ella le entendió "mal" al poner el énfasis, después, al hablar con los medios de comunicación en que "él está de acuerdo con la creatividad artística".

   Y es que "en lo que más de acuerdo está es en que se ciñe a la carta de la Diócesis y, por lo tanto, siguen solicitando la retirada de la imagen".

   Andreu ha relatado cómo ella le contó cómo se ve desde el Gobierno, una imagen "sin mala intención", algo que el Obispo "sabe", "bonita" y le dijo al obispo: "Yo tengo que decirle que no se va a retirar".

   Para la presidenta, han quedado en "tablas" porque el Gobierno no la va a retirar pero la Diócesis se centra en lo que "significa para la iglesia el altar, que es en realidad", ha indicado, "la tumba de Jesucristo", por lo que lo que hacen los danzadores "es pisar una tumba".

   Andreu le recordó al obispo que "las tradiciones de los bailes regionales en torno a los santos han emanado de la Iglesia", pero el Obispo insiste, ha dicho, en que había que respetar el protocolo (pedir permiso a la Diócesis y no al párroco, algo en lo que hay discrepancia en las versiones sobre cómo se hizo) y, sobre todo, ese "sentimiento" que ha sido dañado.

   "Ese sentimiento la iglesia lo tiene claro y nosotros tenemos otro", ha dicho Andreu defendiendo que "la empresa ha sido muy respetuosa, la imagen es limpia, es pura, es sin mala intención" y, además, "según dicen el párroco estaba presente" y de cuerdo con la belleza de la imagen "con ese óculo de luz, esa limpieza, ese traje blanco".

Contador