Publicado 18/02/2021 13:06CET

Hosteleros La Laurel creen estar en punto "de no retorno" y estiman que el lunes solo podrán abrir un 20% de sus locales

Archivo - Hosteleros La Laurel creen estar en punto "de no retorno" y estiman que el lunes solo podrán abrir un 20% de sus locales
Archivo - Hosteleros La Laurel creen estar en punto "de no retorno" y estiman que el lunes solo podrán abrir un 20% de sus locales - EUROPA PRESS - Archivo

   LOGROÑO, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La Asociación de Hosteleros de la Laurel reconoce, a través de una nota de prensa, que se encuentran "en un punto de no retorno" tras casi un año de restricciones "incompatibles con nuestro modelo de hostelería" y afirma que la reapertura anunciada ayer por el Consejo de Gobierno "no va a solucionar nuestra problemática". De hecho, estiman "el próximo lunes sólo subirán la persiana un 20% de nuestros establecimientos".

   En su comunicado de prensa quieren dejar claro que desde la Asociación son plenamente "conscientes" de la gravedad de la crisis sanitaria que estamos atravesando desde hace casi un año y, por tanto, "apoyamos al 100% el criterio de priorizar por encima de cualquier otro factor la salud de todos los ciudadanos".

   En este sentido, recuerdan, "así lo demostramos el pasado 12 de marzo, cuando cerramos voluntariamente, adelantándonos a las propias autoridades como un ejercicio de responsabilidad y solidaridad con todos nuestros clientes y empleados y hemos apoyado en todo momento las decisiones tomadas por todas las administraciones públicas,

   apostando por el diálogo y la actitud constructiva".

   Dicho esto reconocen a la vez que "nos encontramos en un punto de no retorno. Llevamos casi un año de restricciones que, si bien entendemos que se han establecido con el objetivo de parar la transmisión del virus, son incompatibles con el modelo de hostelería que representamos: cierre en las horas de mayor rentabilidad, zonas de consumo delimitadas, prohibición del consumo en barra, aforo casi nulo teniendo en cuenta el tamaño de nuestros locales, turismo prácticamente ausente, etc., y todo ello con familias que mantener,

   trabajadores a quienes pagar un sueldo y facturas y recibos por abonar".

   Desde la Asociación recuerdan que La Laurel "es un emblema gastronómico de La Rioja y de España, y muchas de estas

   peculiaridades (que también son parte de nuestro encanto), con establecimientos estrechos que impiden el consumo en interior, la fisonomía de las calles, el protagonismo perdido del consumo en barra, la ausencia de terrazas o la dependencia del turismo han

   empeorado considerablemente nuestra situación con respecto a la de otros servicios hosteleros de La Rioja".

   Precisamente por todo esto, "la reapertura anunciada ayer por el Consejo de Gobierno no va a solucionar nuestra problemática, de hecho, estimamos que el próximo lunes sólo subirán la persiana un 20% de nuestros establecimientos".

   "Pero hay un dato todavía más triste y es que se cuentan ya por decenas los establecimientos que han tenido que bajar la persiana para siempre, y hay muchos otros en riesgo extremo de un cierre definitivo si no recibimos ayuda real y urgente", afirman en un comunicado de prensa.

   Para la Asociación, el futuro de muchas familias y sectores afines (hoteles, proveedores, transportistas, tenderos, negocios circundantes) depende de ello. "Somos uno de los principales focos turísticos de La Rioja, y nuestra oferta gastronómica ha ido ganando cada vez más peso en los últimos años. De hecho, en poco más de 15 años, se han triplicado los establecimientos de nuestra zona, llegando a los 75 establecimientos, y las cifras de volumen de negocio demuestran que también somos un importante motor económico para la ciudad de Logroño".

   Ante ello, quieren explicar a los ciudadanos que "pagamos una media de alquiler por establecimiento de 3.700€ mensuales, generamos casi 16 millones de euros en compras exclusivamente a proveedores riojanos, en su mayoría pequeños productores de alimentación, bodegas y otras empresas de servicios. Nuestras calles han sido el mayor exponente del D.O Rioja con casi un millón de botellas vendidas al año. Estamos muy arriba en el ranking de generación de empleo

   entre las empresas riojanas, con un total de casi 600 puestos de trabajo directos".

   "Y, por desgracia, en la actualidad todo esto se ha perdido: se han destruido 400 empleos y casi 30% de nuestros locales se han cerrado definitivamente. Hemos perdido el 85% de nuestro volumen de negocio y las medidas actuales, simplemente, no son suficientes

   en nuestro caso. Somos la segunda marca más conocida en el mundo de La Rioja, y ahora La Laurel. ¿La vamos a ver desaparecer?".

   Además, entienden que muchos de nuestros compañeros hosteleros, porque también es el caso de muchos de nosotros, pequeños establecimientos que son la única fuente de ingreso de muchas familias, tengan la necesidad de abrir ya para poder sacar adelante sus negocios y mantener a flote su economía familiar. No queda otra solución que la de poder trabajar y comenzar a ingresar algo, aunque sean mínimo. Para muchos hosteleros, la dicotomía es simple: o abres y comes y pagas facturas, o cierras y sobrevives con ingresos 0. Y eso, como todo el mundo podrá entender, es simplemente imposible".

   "Por eso, una vez más, repetimos: no nos dejéis morir, perderíamos una parte importante de nuestra identidad y cultura. Necesitamos que nos escuchen y que nos entiendan. La Laurel agoniza, esa es la realidad pura y dura. Y necesitamos el apoyo de las autoridades para analizar medidas urgentes y adaptadas a nuestra especial circunstancia. Seguimos creyendo que, si trabajamos juntos, podemos ser parte de la solución, no el problema".