"La palabra más cara del diccionario es aparentar"; cómo enfrentarse al Black Friday

Black Friday
PIXABAY
Publicado 18/11/2018 13:17:01CET

   Tanto comerciantes como compradores deben "planificar" un "evento que parece ser una oportunidad, pero a lo mejor no lo es"

   LOGROÑO, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El profesor del Máster Universitario en Dirección y Administración de Empresas (MBA) de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) Javier Rivero-Diaz ha alertado hoy, ante la llegada del Black Friday, de que "la palabra más cara del diccionario es aparentar".

   El 'viernes negro', más conocido como Black Friday ya que se importó de Estados Unidos, es el día que inaugura la temporada de compras navideñas con rebajas y se celebra un día después del de Acción de Gracias.

   Una iniciativa que caló en España como "novedosa" y que, para el comercio, supone "una excusa para vender más". Ahora bien, si el setenta por ciento de los españoles aprovechará esta fecha para adelantar sus compras navideñas (según un estudio de ofertia.com), ¿puede ser un negocio para las tiendas?.

   Para Rivero-Díaz, en una entrevista concedida a Europa Press, "es un buen negocio porque es una forma en la que va a vender algo que si espera a Navidad a lo mejor no lo vende él".

   Eso sí, para el autor de libros como Gimnasia Financiera es más una oportunidad para los grandes comercios que para la pequeña tienda; porque tienen más margen para hacer rebajas y, aún así, seguir ganando.

   Ante esto, ha recomendado a los pequeños comercios "que no se metan en un lío" y hagan los descuentos "con prudencia"; que "no por subirse a una ola que todavía no controlan se metan en un lío de pérdidas".

   En cuanto al consumidor, ha considerado necesario "definir bien qué es lo que realmente necesita, que sea realmente una necesidad"; y marcarse un presupuesto fijo, además de comparar en varios comercios.

   Bajo este contexto, la tarjeta de crédito, si bien "es una herramienta que puede ser útil, es importante usarla pensando si disponemos de esa cantidad".

   Ha relatado cómo lo que motiva una compra compulsiva es "el lado emocional, el miedo a perder una oportunidad"; algo que es "inconsciente" y "una emoción".

   "La mayoría de las compras se producen por emociones, y luego nos justificamos a nosotros mismos por hacerlas", ha indicado al tiempo que ha insistido en la necesidad de "planificar qué nos hace falta", porque eso "nos mantiene centrados y las emociones ya no nos afectan tanto".

   El Black Friday crea un ambiente "total" de "consumismo". "No hay nada de malo en consumir, necesitamos cosas como comer, pero hay que hacerlo con tranquilidad, porque la palabra más cara del diccionario es aparentar".

   A su juicio, tras una compra se esconde el deseo de impresionar, aparentar, "que piensen que me va muy bien y por eso me he comprado este vestido".

   Por último, ha incidido en la necesidad de "aprender a gestionar el dinero, saber que no hay que gastar todo lo que uno tiene" y "ahorrar antes de gastar"; anticipando el reservar una parte de lo que tenemos a crear un colchón económico antes de planificar las compras.