Policía Nacional cree que el autor del crimen del profesor "tomó medidas y se protegió "para evitar contaminar la escena

Los acusados durante un juicio por el asesinato de un profesor en Logroño, La Rioja (España).
Los acusados durante un juicio por el asesinato de un profesor en Logroño, La Rioja (España). - José Sánchez - Europa Press
Publicado: jueves, 16 mayo 2024 11:54

La hipótesis de los agentes es que el cuerpo de la víctima fue maniatado y arrastrado de la puerta del domicilio a la cocina. Todas las huellas encontradas en el lugar de los hechos son del profesor

LOGROÑO, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han afirmado este jueves ante el Juez que "el autor de los hechos" del crimen del profesor -hallado muerto en su domicilio el pasado 18 de febrero de 2020- "tomó las medidas necesarias para no contaminar la escena". Así, han aseverado, "buscó medios para evitar la transferencia de restos. Se tomaron medidas para evitar contaminar la escena como podría ser, por ejemplo, unos guantes".

A pesar de ello han querido dejar claro que "aunque no haya huellas, ADN o restos biológicos de una persona en el lugar de los hechos de un crimen no quiere decir que no lo haya hecho". Así han respondido al Fiscal los peritos policiales, encargados de la inspección ocular, en la cuarta sesión del juicio tras observar las fotografías de los hechos.

El primero de los agentes en testificar ha reiterado que la puerta del domicilio de la víctima, Pedro José Sáez, "no tenía signos de forzamiento ni había sido violentada. Nuestra opinión es que la víctima abrió la puerta" a su presunto asesino.

Además, y como hipótesis, el agente considera que la víctima fue "maniatada" con una cinta amarilla y su cuerpo se arrastró desde la puerta principal del domicilio -donde recibió el golpe mortal- a la cocina de la vivienda.

"HAY QUE TENER FUERZA PARA HACER LAS LESIONES QUE PRESENTABA LA VÍCTIMA"

Por su parte, y a preguntas de la Defensa, el Policía ha explicado que "ninguna huella identificada corresponde con el presunto autor material del crimen" pero sí que ha declarado que "hay que tener fuerza para hacer las lesiones que presentaba la víctima".

Este jueves ha continuado el juicio con las pruebas testificales por el conocido como 'crimen del profesor' contra dos personas acusadas -hombre y mujer, de 30 y 35 años en el momento de los hechos- de diferentes delitos de obstrucción a la justicia, homicidio y encubrimiento. Según el escrito del Fiscal, presuntamente ambos, en connivencia, perpetraron un plan que culminó con la muerte del profesor en su domicilio.

El día de los hechos, el acusado acudió a la vivienda de la víctima -de 73 años- para evitar el proceso judicial que el docente tenía con la otra procesada por estafa ya que éste le dejó 54.000 euros que no le devolvía. Según relató la mujer acusada en la primera sesión del juicio, ésta mantenía una relación sentimental simultánea con el acusado pero también con la víctima aunque "no se conocían entre ellos".

Aunque no hay huellas de los acusados "ni rastro del autor de los hechos", el Fiscal ha querido dejar claro que "aquel día, su exmujer y su hija, incluso vecinos del bloque, entraron al domicilio después de los hechos para auxiliar a estas personas y tampoco se han recogido huellas o ADN de ellos".

Así -expresa- "que no haya huellas o no haya ADN de nadie en concreto no quiere decir que el autor no lo haya hecho, aunque no haya ningún rastro biológico de él".

Además, el agente de Policía Nacional ha indicado que "alguien que comete este tipo de delito, por la experiencia que tengo, lo hace de forma premeditada y habrá ido preparado, con guantes o ropa adecuada y pondrá todo su empeño en que no quede vestigio".

EL AUTOR ATACÓ A LA VÍCTIMA EN LA PUERTA DEL DOMICILIO

Apoyados por fotografías realizadas la tarde del suceso, agentes de la Policía Nacional encargados de la inspección ocular han relatado la actuación realizada. Como han declarado "tras el golpe mortal, que parece ser que se produjo en las inmediaciones de la puerta del domicilio, el cuerpo se movió/arrastró a la entrada de la cocina".

La tesis policial es que "la violencia se produjo en la zona más próxima a la puerta y después se produce el movimiento. Suponemos que le agredieron en la zona del pasillo, más cerca de la puerta, lo metieron en la cocina y ahí se acabó con su vida".

En las imágenes se observa el domicilio del profesor y destaca la cocina "llena de sangre" y muestras del "arrastre" del cuerpo por el pasillo. Según han explicado "en el momento de lucha o de agonía o de intentar zafarse de su agresor, la víctima se movió". Además, ha indicado, "nos sugiere que probablemente esta persona fuese maniatada de alguna manera porque había una cinta".

La víctima presentaba las lesiones más importantes en la cara y en la parte de atrás de la cabeza.

Además, ha indicado, "buscamos por toda la casa el arma con el que se pudo cometer el crimen pero no encontramos nada que encajara con ese tipo de lesiones". Había algunas instalaciones que estaban revueltas. También consideran que tras el crimen, el autor de los hechos se lavó en el lavabo, "cogimos muestras pero los resultados de la muestra eran manchas de sangre del fallecido".

Los agentes creen que el autor "se tomó su tiempo" para realizar estos hechos porque también hubo un registro en la vivienda. "Pero no podemos determinar cuánto".

LOS HECHOS

El 18 de febrero de 2020, el presunto autor material del crimen acudió a la vivienda de la víctima -de 73 años- para evitar el proceso judicial que el docente tenía con la otra procesada a la que había denunciado por estafa ya que le dejó 54.000 euros que no le devolvía. Según relató la mujer acusada en la primera sesión del juicio, ésta mantenía una relación sentimental simultánea con el acusado pero también con la víctima pero "no se conocían entre ellos".

Una vez en su domicilio, según el escrito del Fiscal, el procesado intentó coaccionar al profesor y tras discutir con él, le golpeó "con un objeto contundente" que acabó con su vida. Tras los hechos, el hombre acusado "desapareció de Logroño" y fue encontrado en Italia. La mujer, por su parte y según declaró ayer ante el Juez, se encontraba en Madrid el día de los hechos.

PENAS

El Fiscal solicita 14 años de cárcel para el hombre por el delito de homicidio y otros 2 más por el de obstrucción a la justicia. Además, el principal acusado -el presunto autor material del crimen- deberá indemnizar a la familia de la víctima (exmujer y dos hijos) con 300.000 euros. Por su parte, para la mujer acusada, la Fiscalía pide 2 años de cárcel por obstrucción a la justicia y otros 2 años y 6 meses por el delito de encubrimiento.

Por parte de la Acusación Particular -que defiende los intereses de los familiares del fallecido- piden cárcel por homicidio o asesinato a ambos acusados (entre 15 y 25 años, según el delito) además de una indemnización de 150.000 euros para cada uno de los dos hijos del profesor fallecido. También les acusa de un delito de obstrucción a la justicia.

Contador

Leer más acerca de: