Actualizado 08/02/2007 19:30 CET

Sanz dice que todos los presidentes recibieron un móvil "que se usó" sólo en Conferencia "y con el que se podía grabar"

El presidente riojano pide "disculpas a quienes realmente se hayan ofendido" por sus palabras días después de la Conferencia LOGROÑO, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, aseguró hoy en el pleno del Parlamento regional que todos los presidentes autonómicos presentes en el Conferencia del 11 de enero recibieron "un aparato metálico, rectangular y pequeño" que era "un móvil", además de documentación, todo lo que "se utilizó sólo para el desarrollo de la Conferencia". Además, aprovechó sus primeras palabras ante la Cámara para pedir "disculpas ante quienes realmente se hayan ofendido" por sus palabras días después de la Conferencia, en las que usó expresiones como 'me importa un pimiento', 'me río del mundo' o 'qué les den por ahí'.

Respondió de este modo a dos preguntas planteadas por el portavoz del grupo parlamentario socialista, Francisco Martínez Aldama, quien, en primer lugar, interrogó al presidente por el aparato que, según declaraciones de una trabajadora del Senado, le dio un miembro de la delegación riojana para que se lo entregara a Sanz. Para Aldama, se trata de "un acto de manifiesta deslealtad" por lo que consideró que "no fue a la Conferencia para defender los intereses de La Rioja, sino los del PP, y los suyos propios, porque quería medrar en el partido".

"Le importa un pimiento La Rioja, tanto que abandonó su puesto en la Conferencia para ir a criticar al presidente del Gobierno español. Después, ha estado un mes callado, y el que calla otorga. No quiso comparecer ante la Diputación Permanente de este Parlamento, y ahora, necesitamos respuestas altas y claras", afirmó Aldama, quien, en su segunda pregunta, calificó como "bochornosas" las palabras de Sanz, "que deben pedir disculpas a mucha gente, al Rey, al presidente del Gobierno nacional, a los presidentes autonómicos, a todos los españoles y a todos los riojanos".

A su juicio, con sus palabras y con su "actitud de chulería política, usted ha cerrado muchas puertas a La Rioja, cada vez menos gente se fía de usted; está inhabilitado políticamente para seguir gobernando la comunidad, porque lo suyo no es un lapsus, es su tónica habitual: a usted le importa un pimiento todo, se ríe de todos y a todos, que les den por ahí". "Lo que le importa un pimiento es mentir, ha mentido en sede parlamentaria y pronto se conocerá que ha mentido", aseguró.

Por su parte, Sanz afirmó que "no voy a entrar en su juego político", pero explicó que "a todos los presidentes autonómicos, tras la foto con el presidente del Gobierno y el del Senado, les entregaron documentos y unos aparatos metálicos, rectangulares y sin botones, sabe usted lo que son: móviles, y con un móvil también se graba". Denunció que "lo que a usted -por Aldama- lo que le ha dolido es que me reconociesen como portavoz para tratar asuntos de la Conferencia".

"Quería usted medrar en su partido, y como vio que yo estaba todo el día con el presidente Zapatero y la vicepresidenta De la Vega, quiere ahora hacer lo que sea para fastidiarme. Y, para que lo sepa, en la red se dice que hay más de uno que lo hizo", subrayó el presidente riojano, quien reconoció que sus declaraciones días después de la Conferencia "no fueron las más afortunadas, oportunas ni brillantes", por lo que pidió "disculpas a quien realmente se haya sentido ofendido".

Sin embargo, recriminó a Aldama que "me llama la atención que no le rechine la confusión que, por tres veces, tuvo el señor Zapatero de atentado con accidente, no ha dicho nada de eso y eso sí es una falta de lealtad; lo demás, es juego político". "Me importa la comunidad más de lo que se imagina, mis palabras no tienen justificación y pido disculpas. Pero estoy feliz, porque si mi mayor error político es pronunciar estas palabras, que todos mis errores sean así", finalizó.