Actualizado 28/04/2018 11:47 CET

Sanz pone de relieve "la necesidad de reforzar la seguridad interior y exterior de la UE", en la Asamblea de la UpM

Pedro Sanz, en Egipto
SENADO

   LOGROÑO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz, ha intervenido en la Mesa principal de la reunión de la V Cumbre de Presidentes de Parlamentos de Estados Miembros de la Asamblea de la UpM, que se celebra en Egipto con el lema 'La lucha contra el terrorismo en la región euromediterránea', y ha puesto de relieve la necesidad de "reforzar la seguridad interior y exterior de la UE".

   En la pasada Cumbre de Presidentes de Parlamentos de la Asamblea Parlamentaria de la Unión por el Mediterráneo, que tuvo lugar en Roma en mayo de 2017, Pedro Sanz ha recordado que "en ella nos planteábamos la cuestión del empleo, el crecimiento global y el desarrollo sostenible en el área euromediterránea".

   Este año, "en un contexto de mejora de los datos económicos y de mayor crecimiento, nos centramos en una cuestión que ha sido considerada prioritaria en los últimos debates que han tenido lugar en el seno de las instituciones de la Unión Europea: la cuestión de la cooperación en materia de seguridad y defensa", ha defendido Sanz.

   Sanz ha puesto en relieve "la necesidad de reforzar la seguridad interior y exterior de la Unión".

   "Según el Eurobarómetro, los ciudadanos europeos desean que la Unión se esfuerce más en el área de seguridad y protección. Los graves desafíos de un nuevo tipo de terrorismo (que se ha manifestado recientemente en los atentados de París, Bruselas, Niza, Berlín o Barcelona, en el ámbito europeo; pero también en toda la orilla Sur y Este del mediterráneo, en nuestros vecinos de Casablanca, Túnez, Argelia, Estambul, Amán, Libia, Túnez o también Egipto), motivan que la seguridad interior y exterior se haya convertido en una prioridad en la definición de la política exterior de la Unión Europea".

   Prevenir la radicalización y defender los valores de la Unión Europea, desmantelar la delincuencia organizada, hacer frente a la ciberdelincuencia, y cooperar con otros socios internacionales "son los retos que configuran un escenario de especial complejidad".

   El vicepresidente primero ha continuado su alocución explicando que se trata de "un nuevo contexto en el que los Estados ya no pueden ocuparse en solitario de su propia seguridad, al tiempo que se ven obligados a aportar más a su propia defensa".

   La Estrategia Global para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, formulada en 2016, "responde a esta nueva realidad". Y tanto la decisión de la Comisión, en julio de 2017, de poner en marcha el Fondo Europeo de Defensa; como la del Consejo, en diciembre del año pasado, de establecer la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO), "avanzan en esa misma dirección".

   En este ámbito, la Comisión tiene previsto reforzar la coordinación a nivel de la Unión Europea en materia de prevención del terrorismo. Además, desde un enfoque integral del fenómeno del terrorismo y sus causas más profundas, intensificará su acción contra la radicalización que puede incitar a personas en Europa a abrazar ideologías violentas y extremistas, especialmente en los centros penitenciarios, y contra la propaganda terrorista dentro y fuera de Internet.

   Para ello, se insta a las plataformas en Internet "a redoblar esfuerzos para eliminar los contenidos terroristas lo antes posible y mejorar la respuesta ante los mismos, a través de una serie de medidas operativas como 'la norma de una hora', que establece que, dado que los contenidos terroristas son más nocivos durante las primeras horas de su aparición en línea, todas las empresas han de retirarlos, como norma general, en el plazo de una hora".

   Además de la notificación, "las empresas deben introducir medidas de 'detección automatizada', para retirar los contenidos y evitar que vuelvan a aparecer una vez retirados".

   Y, a fin de ayudar a las plataformas más pequeñas, las empresas "han de compartir los instrumentos informáticos adecuados y poner en marcha acuerdos de colaboración con las instituciones competentes, como Europol".

   Los Estados miembros "deberán, con carácter periódico y preferiblemente cada tres meses, informar a la Comisión de las notificaciones recibidas y el seguimiento que se les dé, así como de la cooperación global con las empresas para frenar los contenidos terroristas en línea".

   Pedro Sanz ha concluido su intervención indicando que "todas estas medidas servirán para determinar si es precisa una actuación legislativa concreta. Es cierto que hay varias plataformas que están retirando más contendidos ilícitos que nunca, y esto demuestra que la autorregulación es posible, pero tenemos que responder con mayor rapidez a la propaganda terrorista y otros contenidos líticos que suponen una grave amenaza para la seguridad y los derechos fundamentales de nuestros ciudadanos. Pues lo que es ilícito en el mundo real lo es también en el virtual".

   "Y es aquí donde los Parlamentos debemos mantener un papel vigilante. Está dentro de nuestras competencias el control parlamentario de la legislación sobre terrorismo que se adopte en cada uno de nuestros países, así como sobre las fuentes de financiación del terrorismo, que también debe centrar nuestros esfuerzos de cooperación. Pero no sólo eso. Los Parlamentos pueden también impulsar la cooperación entre países asociados de manera más eficaz y controlar que los mecanismos de colaboración sean más operativos".

   "Quisiera destacar, en este punto, la celebración, este mes, en el Senado, del IV Foro parlamentario hispano-marroquí, en el que pudimos constatar la colaboración ejemplar entre dos países vecinos, como son Marruecos y España, en cuestiones migratorias y de seguridad interior, que creo que puede servirnos de ejemplo para extenderla a nuestra relación con otros países vecinos", ha indicado Sanz.

   "Es cierto que, en nuestros días, la cooperación en materia antiterrorista es, fundamentalmente, bilateral, por la confianza mutua que se requiere en el intercambio de información sensible, como es la policial. Pero debe también extenderse a los ámbitos de cooperación multilateral y otros foros internaciones como el que nos acoge hoy a todos. La complejidad y extensión del terrorismo global obliga a reforzar todas las formas de colaboración".

   "Gracias a ésta se pueden prevenir atentados, desmantelar estructuras terroristas y desbaratar las tramas financieras de los grupos y las organizaciones que se desenvuelven en el entorno mediterráneo. Sin olvidar, tampoco, el diálogo cultural y educativo entre religiones y civilizaciones de ambas orillas del Mediterráneo, al que también puede ayudar mucho la labor de la cooperación parlamentaria", ha indicado.

   Con la condena y repulsa al terrorismo, el vicepresidente Sanz ha terminado su discurso: "Por último, no quiero acabar mi intervención sin condenar, desde el Senado de España, una vez más, todas las formas de terrorismo, y manifestar nuestra más profunda solidaridad con todas las víctimas del terrorismo y el extremismo violento en el mundo".