Sanz visita las obras de rehabilitación realizadas en la Plaza de la Iglesia de San Andrés de Anguiano

Actualizado 13/05/2007 20:04:54 CET

LOGROÑO, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja, Pedro Sanz, acompañado del consejero de Administraciones Públicas y Política Local, Alberto Bretón, y el alcalde de Anguiano, Ángel Romero, visitó hoy las obras de rehabilitación realizadas en la Plaza de la Iglesia de San Andrés del municipio.

Según informó el Gobierno riojano, esta actuación contó con una inversión total de 115.466 euros, de los que el Gobierno regional financió 98.091 euros. El resto fue aportado por el Ayuntamiento de Anguiano.

El Ejecutivo explicó que en esta plaza tienen lugar varias tradiciones ligadas a la danza de esta localidad. Así, el atado de los zancos se realiza en los bancos y murete situados en el extremo norte de la misma, siendo los danzadores veteranos los que realizan esta labor.

Tras incorporarse, los ocho jóvenes que posteriormente bajan la cuesta danzando, se reúnen en el centro para realizar el saludo y una serie de danzas frente a Santa María Magdalena que sirven de antesala al descenso de las escaleras.

Las obras consistieron, por un lado, en la renovación de las redes de saneamiento y distribución de agua tanto en la zona de la Plaza de la Iglesia de San Andrés como en el tramo de calle que atraviesa la plaza conectando la calle Guardia Civil con la calle Concepción.

En concreto, se sustituyó la red de colectores existentes por nueva de PVC color teja, se construirán dos pozos de registro como arranque y entrega del nuevo colector, en conexión con la red existente.

Asimismo, se incorporaron las arquetas de registro necesarias y se han renovado las acometidas de las viviendas afectadas. Además, se sustituyó la red de suministro de agua existente por una nueva de polietileno de alta densidad.

Asimismo, se realizó la pavimentación y la rehabilitación del empedrado existente en toda la zona. En la Plaza de la Iglesia el pavimento existente era un empedrado tradicional de canto rodado sobre arena arcillosa.

En el proceso de rehabilitación se conservaron las piedras que estaban en mejor estado y se recuperaron de nuevo, completando la pavimentación con piedras sobre mortero en seco de cemento.

Además, se realizaron los peldaños que conforman la escalera que existe junto al pórtico de la Iglesia y se intervino en los muros perimetrales de la plaza reponiendo la albardilla con piedra caliza y recuperando la mampostería de los parámetros en mal estado.