Publicado 13/03/2021 18:25CET

El teatro Bretón acoge este fin de semana 'Peribáñez y el comendador de Ocaña' y también 'Ikilimikiliklik. Mi pequeña'

Obra de teatro 'Peribáñez y el comendador de Ocaña'
Obra de teatro 'Peribáñez y el comendador de Ocaña' - TEATRO BRETÓN DE LOS HERREROS

LOGROÑO, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La obra clásica de Lope de Vega 'Peribáñez y el comendador de Ocaña' y el espectáculo infantil 'Ikilimikiliklik. Mi pequeña' son las propuestas que presenta el teatro Bretón de Logroño para este fin de semana.

Noviembre Compañía de Teatro trae al escenario del Bretón este sábado, a las 19,30 horas, un drama de honor del teatro clásico de Lope de Vega, 'Peribáñez y el comendador de Ocaña', que cuenta la historia de un villano que se enfrenta al poderoso y que no cede ante el abuso de poder.

Durante la boda de Peribáñez y Casilda, el comendador de Ocaña sufre un accidente y al recobrar el sentido se encuentra con la labradora y queda prendado de ella, volviéndose su pasión obsesiva, lo que hace que quiera conquistarla a cualquier precio. Para ello trata de burlar a su marido, al que desprecia por ser un villano. Por su parte, el labrador deberá traspasar sus límites sociales para detener al representante del poder que, desmedido, amenaza su valor más preciado, el honor. Peribáñez, en definitiva, defiende, su dignidad personal.

Esta versión del clásico de Lope de Vega está dirigida por Eduardo Vasco e interpretada por Rafael Ortiz, Isabel Rodes, Alberto Gómez Taboada, Elena Rayos, José Ramón Iglesias, Francisco Rojas, José Vicente Ramos, Manuel Pico y Daniel Santos.

El domingo, a las 19,30, dentro del Ciclo para todos los públicos, se presenta 'Ikilimikiliklik. Mi pequeña', un espectáculo que ha sido galardonado con el Premio al Mejor Espacio Escénico del festival Feten 2020.

Esta obra de Marie de Jongh Teatro y el festival Grec 2020 es una reflexión sobre el miedo, su carácter castrador, su implacable poder sobre nuestras decisiones, pero también esa parte incómoda de nosotros mismos que nos define y con quien debemos convivir.

'Txirristi mirristi, gerrena plat, olio zopa, kikili salda, urrup, edan edo klik, ikimilikiliklik' cantaba el cantautor vasco Mikel Laboa en los años setenta y ochenta, y todos nos imaginábamos a una bruja recitando el conjuro mientras prepara la pócima milagrosa. De hecho, la protagonista de este nuevo proyecto de la Compañía Marie de Jongh es una niña-mujer que temía a las brujas en su infancia, pero termina convirtiéndose en una de ellas. No es la única protagonista, también lo es la palabra. Por primera vez esta compañía, bajo la dirección de Jokin Oregi, presenta un espectáculo no gestual, donde la palabra es un elemento dramático ineludible para compartir una reflexión sobre el miedo para todo el público.

Contador

Para leer más