Los trabajadores de FCC Haro anuncian que irán a la huelga el 30 de julio "por tener el salario congelado desde 2012"

Publicado 19/07/2018 10:56:21CET

   LOGROÑO, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los trabajadores del Centro que la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) tiene en Haro han anunciado este jueves que irán a la huelga el próximo 30 de julio "para pedir mejoras salariales", ya que, según recuerda el sindicato CCOO en una nota, "su convenio colectivo lleva vencido desde 2012, con lo que también su salario está congelado desde entonces".

   Desde este centro, diez trabajadores prestan servicios de recogida de contenedores de residuos sólidos urbanos (contenedores verdes) en La Rioja Alavesa, la zona de Haro (Haro, Briones, Ollauri y Cidamón), la de San Vicente de la Sonsierra (San Vicente de la Sonsierra, Casalarreina, Ábalos, Briñas, Rivas y Peciña), el Ayuntamiento de Ezcaray, Anguciana y la planta de transferencias de basuras de Zarratón.

   La huelga se prolongará del 30 de julio al 15 de agosto de forma ininterrumpida, "lo que significará que en todos estos pueblos se dejarán de recoger los contenedores durante más de dos semanas".

   El secretario general de la Federación de Construcción y Servicios de CCOO La Rioja, José Antonio Torres, ha explicado que el último convenio está vencido desde diciembre de 2012 y "desde entonces, no se ha negociado ningún tipo de mejora salarial".

   La mesa para acordar un nuevo convenio se formó en marzo de este año, pero la propuesta de la empresa es "inadmisible, ya que pretende vincular cualquier incremento salarial al absentismo laboral, sea o no justificado".

   CCOO, en cambio, reclama "un aumento salarial, como mínimo, de un 2% fijo más un 1% negociable y aplicable de 2017 en adelante, conforme al acuerdo estatal de negociación colectiva firmado recientemente en Madrid entre CCOO, UGT y la CEOE".

   "Los trabajadores no están dispuestos a seguir aguantando", ha subrayado Torres, quien destaca que, desde marzo, sólo se han celebrado dos reuniones, ya que "la empresa nos está dando largas", argumentando que alguna de las contratas va a salir a concurso próximamente. Critica, por último, que "no hay ánimo de negociar y se están riendo de nosotros".