Tráfico y Guardia Civil impiden que dos personas obtengan de manera fraudulenta el permiso de conducir

Publicado 22/08/2019 10:17:01CET
R/ Nota Prensa
R/ Nota PrensaGUARDIA CIVIL

   Uno suplantó la identidad de un compatriota y un segundo fue sorprendido copiando con un móvil y un pinganillo

   LOGROÑO, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Las actuaciones de colaboración entre la Jefatura Provincial de Tráfico en Logroño y la Guardia Civil en La Rioja, han vuelto a impedir que dos personas obtengan de manera fraudulenta las autorizaciones para conducir vehículos a motor, careciendo éstos de los conocimientos básicos y necesarios en materia de tráfico y seguridad vial, lo que hubiera supuesto un grave problema de inseguridad para el resto de usuarios que circulan por nuestras carreteras.

   Están enfocadas a la prevención de posibles suplantaciones de identidad y otro tipo de ilegalidades relacionadas con el uso de equipos electrónicos como 'pinganillos', 'móviles', etc., durante el desarrollo de las pruebas teóricas y prácticas para la obtención de los diferentes permisos de conducción

   El primero de estos ciudadanos es un varón de 48 años, natural de Senegal y vecino San Agustín de Guadalix (Madrid). Esta persona fue detenida por agentes del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil en La Rioja, como presunto autor de un delito de falsedad documental, al haber suplantado la identidad de un compatriota durante la realización del examen teórico del permiso de conducir de la clase 'B', siendo puesto a disposición de la autoridad judicial tras prestar declaración en sede policial.

   Se da la circunstancia de que esta persona que posee permiso de conducir español actualmente caducado, realizó el examen a favor de su compatriota con escasos conocimientos del idioma español siendo declarado 'apto', por lo que gracias a la colaboración entre ambos organismos se ha podido evitar que obtenga el permiso de conducir sin los preceptivos conocimientos.

   Contra el suplantado, un varón de 44 años vecino de Paracuellos del Jarama (Madrid), se han abierto diligencias como colaborador necesario e inductor de la misma tipología delictiva. Ambos se enfrentan a penas de entre seis meses y tres años de prisión y multa de seis a doce meses, según lo contemplado en el artículo 392 del Código Penal.

   El segundo es un varón de 39 años, natural de Larache (Marruecos) y vecino de Malgrat de Mar (Barcelona), que fue sorprendido "infraganti" cuando le facilitaban las respuestas del examen teórico a través de dispositivos electrónicos.

   Al ser descubierto en actitud sospechosa, el citado fue apartado a sala contigua al aula donde se celebraba el examen, y tras un cacheo superficial de sus ropas, se detectó que tenía adherido a su cuerpo un teléfono móvil, en cuya cámara había pegado un botón de camisa debidamente manipulado. En uno los bolsillos tenía el dispositivo receptor que enviaba la señal de audio al diminuto audífono que portaba en el interior de su oído izquierdo, para recibir de forma "online" las respuestas correctas del examen que desde el exterior le facilitaba otra persona no identificada.

   Agentes del GIAT levantaron la correspondiente acta de lo ocurrido e intervinieron todo el material electrónico para su destrucción, declarando la Jefatura Provincial de Tráfico en La Rioja "no apto" al implicado.

ORDEN DE DETENCIÓN E INGRESO EN PRISIÓN

   En el transcurso de estas actuaciones se llevó a cabo la detención y puesta a disposición judicial de otro varón 45 años, natural de Pamplona y vecino de Lodosa (Navarra). Agentes del GIAT tras comprobar su identidad durante el examen (que no aprobó), constataron que tenía en vigor una orden de detención e ingreso en prisión por un delito contra la Seguridad Vial, al haber conducido vehículo a motor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.

Para leer más