Publicado 18/08/2016 09:45CET

Ayuntamiento asegura la eficacia de los foto-rojos y niega que funcionen como un radar

Recursos de semáforos
EUROPA PRESS

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid ha asegurado que los dispositivos de foto-rojo instalados en algunos semáforos de la capital son un "sistema eficaz" para registrar infracciones y que al estar en periodo de pruebas nueve de ellos durante dos meses, se recibirá una carta en la informarán de la infracción e instarán a ser más precavidos, pero que será "más adelante" cuando cometer la infracción conllevará multa.

Según ha informado el Consistorio, en los últimos meses de 2016 se han instalado quince dispositivos más de foto-rojo. En febrero se activaron seis "planificados en la anterior legislatura". En julio entraron en vigor nueve más en período de pruebas durante dos meses. "Esto quiere decir que si te saltas el semáforo en rojo estas semanas, recibirás una carta en la que te informaremos de tu infracción, e instándote a ser más precavido la próxima vez; no te llegará la multa, no pagarás, pero te pediremos que tengas más cuidado. Más adelante, las infracciones conllevarán multas", afirman desde el Ayuntamiento.

Además, el Consistorio ha indicado que el foto-rojo "no es un radar porque no mide la velocidad". "Son dos cámaras fotográficas, situadas varios metros antes y después del cruce, que solo saltan cuando el semáforo está en rojo, y nunca saltan en verde, ni en ámbar, porque las cámaras no funcionan en esas fases".

Por otra parte, desde el Área de Gobierno de Seguridad y Emergencias, en los últimos 20 años un total de 33.463 personas han resultado heridas y 603 personas han fallecido por atropellos de vehículos en la ciudad de Madrid. Además, el Consistorio ha puesto de manifiesto las "muchas peticiones ciudadanas para mejorar la seguridad vial". En este sentido, el Consistorio ha recordado que en octubre del año pasado se aprobó en el Pleno del Ayuntamiento la instalación de los foto-rojos por unanimidad.

Respecto al aumento de las sanciones, el Consistorio indica que "es lógico" el incremento de las mismas "en los lugares donde antes no estaba instalado un foto-rojo" ya que el porcentaje de infracciones sube, "desde cero". "Cuando se instala un nuevo dispositivo siempre se producen más sanciones durante los primeros meses de su instalación, y no parece muy riguroso comparar datos de ubicaciones muy conocidas por los conductores con ubicaciones nuevas", especifican.

Además, se especifica que "si las ubicaciones están bien elegidas con el fin de evitar conductas peligrosas como saltarse un semáforo, al inicio las sanciones serán elevadas". "Esto demuestra que las ubicaciones corresponden a lugares donde se compromete la seguridad vial", explican. Estas ubicaciones son "intersecciones en caída, vías rápidas, cercanía de colegios, zonas de ocio infantil, centros de mayores o cualquier otro lugar donde los peatones puedan tener problemas de movilidad".

Del mismo modo, el Consistorio señala que "los registros de Policía Municipal" niegan que cada vez se pongan más multas. "La recaudación de sanciones detectadas por foto-rojos baja desde hace seis años, y nos alegramos", aseguran desde el Ayuntamiento.