7 de abril de 2020
 
Publicado 20/02/2020 15:38:01 +01:00CET

Abre la plaza del Tío Raimundo tres meses después de que finalizaran sus obras aunque lo hace sin papeleras

Parque infantil del Pozo del Tío Raimundo, en Vallecas.
Parque infantil del Pozo del Tío Raimundo, en Vallecas. - EUROPA PRESS

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

La plaza central del Tío Raimundo, el nervio de este barrio de Vallecas, se abrió al vecindario hace dos días, el martes, tras unas obras que finalizaron en noviembre pero, como ha explicado el concejal de Más Madrid Paco Pérez, lo hace sin papeleras.

"El tema (de su no apertura al público) está resuelto pero inacabado, es una chapuza", ha trasladado Paco Pérez a Europa Press. Y lo es "porque esta intervención se ha abierto sin la instalación de papeleras".

Eso puede derivar en una "falta de mantenimiento" en una plaza renovada que, en los pocos días que lleva abierta, está cosechando un "enorme éxito" entre la instalación para mayores y la infantil.

Gabriel del Puerto, miembro de la junta directora de la Asociación de Vecinos del Pozo del Tío Raimundo, ha indicado que la apertura de esta plaza es un ejemplo de lo mucho que puede conseguir "la presión del movimiento vecinal".

En noviembre terminaron las obras pero las vallas no se han retirado hasta esta misma semana, ha explicado tras señalar que los vecinos sentían cierto nerviosismo por esta situación, que generaba "una impresión de desangelo y abandono".

Justo una semana antes de la apertura, una delegación de concejales de Más Madrid, abanderados por Paco Pérez, visitaron cuatro equipamientos en Vallecas que iban acumulando meses sin abrir a pesar de estar finalizados, entre ellos los de la plaza del Pozo del Tío Raimundo. Los restantes son el campo de rugby de Entrevías, el parque de Sierra del Valle y la rehabilitación del mirador del Cerro del Tío Pío.

En total son equipamientos presupuestados en más de 5 millones. La portavoz mediática de Más Madrid, Rita Maestre, se preguntaba si la no apertura respondía a la "ineficacia administrativa" o a un ejemplo de "politiquería" propia de una "voluntad partidista que pone sus intereses por encima del disfrute de los vecinos".

"La obra, que se hizo fundamentalmente en la legislatura pasada, está terminada y los vecinos no pueden disfrurla. ¿Por qué? No lo sabemos: por negligencia del gobierno o porque quizás se esté retrasando la inauguración para alejarla de la memoria de la legislatura pasada", planteaba Rita Maestre.

Que las vallas no se retiraran suponía, como detallaba entonces el concejal Paco Pérez, que "los ajardinamientos se echen a perder". Que el sistema de iluminación no se encendiera propiciaba "una mayor sensación de inseguridad".

Fuentes del Gobierno contestaron que si no se había abierto antes es porque apareció una "disconformidad con los contratistas por defectos en las obras".

Para leer más