Actualizado 13/03/2012 14:40 CET

Absuelta una mujer acusada de estafar a dos ancianas al apropiarse de más de 400.000 euros

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a una mujer que había sido acusada de estafar a dos hermanas ancianas al no quedar acreditado que se apoderara de más de 400.000 euros y de las viviendas de las afectadas.

En una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la Sección Primera exonera a Ana F.G., de nacionalidad colombiana, de los delitos de estafa y otro contra la integridad moral contra dos ancianas, una de ellas con una enfermedad degenerativa. La Fiscalía de Madrid pedía una pena de siete años de prisión.

Los magistrados indican en los fundamentos de derecho que la enfermedad que sufría una de las afectadas era física y no psíquica. Por ello, reseña que la avanzada edad de las mujeres no puede presuponer que les generé incapacidad para gobernar sus bienes.

Asimismo, señalan que la supuesta manipulación de la acusada hacia una de las mujeres para que sacara dinero no es atendida, ya que, según las testificales, la procesada iba al banco habitualmente con una de las ancianas.

Según el fiscal, la acusada fue contratada como empleada interna del hogar el día 1 de julio de 2005 por dos hermanas nacidas en 1923 y 1922. Además, se daba la circunstancia de que una de ellas se encontraba afectada de una enfermedad degenerativa medular que le impedía la movilidad, por lo que se encontraba postrada en una cama.

El fiscal sostenía que la procesada controlaba de manera íntegra la vida de las perjudicadas, llegando una de ellas a autorizarla en una de la cuentas bancarias. Así se produjo un importante número de operaciones de retirada de fondos que iban a parar en metálico a la procesada.

Según el fiscal, llegó a convencerlas de que las hermanas recibieran ingresos de diversos familiares mediante transferencias internacionales. Haciendo uso de estas artimañas, Ana llegó a apoderarse de, por lo menos, 239.754,53 euros, todo ello al margen de los salarios recibidos, así como del destino final de los muebles y las joyas de las ancianas, cuyo paradero se desconoce.

El día 28 de noviembre de 2009 se produjo un incendio en la citada vivienda, falleciendo como consecuencia una de las ancianas. La acusada se encuentra privada de libertad por la presente causa desde el día 26 de julio de 2010.