Alcalde justifica su grabación a manifestantes tras suspender Pleno para recoger "pruebas" para una denuncia

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez, grabando la concentración
CEDIDA POR PSOE, IU Y ULEG
Actualizado 01/02/2013 12:08:07 CET

El regidor grabó desde un balcón del Ayuntamiento un vídeo en el que los manifestantes le increpan

LEGANÉS, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez (PP), ha justificado la grabación de un vídeo con su teléfono móvil de la concentración que el jueves forzó la suspensión del Pleno municipal para que sirva a modo de "prueba" ante una previsible denuncia en los juzgados, después de que los ediles de Gobierno se viesen "asediados" y tres asesores del Ejecutivo fuesen "agredidos verbal y físicamente".

Así lo ha reconocido el regidor también en la red social Twitter donde al 'tuit' de un periodista donde planteaba que "provocar no es la solución", Gómez ha respondido que se encontraba "recogiendo pruebas para una denuncia".

El Gobierno local ha colgado en 'Youtube' este vídeo en el que, bajo el título 'Coacción sindical en Leganés', se ve a un grupo de unos 50 concentrados que, una vez se suspendió la sesión plenaria, pedía la "readmisión" de los 38 trabajadores interinos despedidos el pasado mes y donde increpan al regidor con calificativos como "hijo de puta".

En un momento de la grabación, el regidor pide "silencio" a sus colaboradores y argumenta, cuando uno de ellos insinúa que los manifestantes son los mismos de siempre, que "ahora está grabado" y "antes, no".

"Voy a poner una denuncia, lo siento mucho", finaliza Gómez en la grabación hecha desde su propio terminal y poco antes de que el Ejecutivo 'popular' calificase la manifestación de "ilegal" por haber alterado el normal desarrollo del Pleno "con gritos, pitadas e insultos constantes" y, al mismo tiempo, por haber "incumplido" las normas que estableció la Delegación del Gobierno en Madrid para autorizar la concentración.

Precisamente, los tres Grupos de la oposición han asegurado que Gómez grabó también desde el vestíbulo del Ayuntamiento a los concentrados durante un receso en el Pleno, algo que --según PSOE, IU y 'Unión por Leganés' (ULEG)-- fue una provocación.

"Provocó a los cientos de manifestantes que se concentraban en la calle grabándoles con el móvil, lo que provocó el enfado de los allí presentes", han asegurado los tres partidos en una nota conjunta.