Actualizado 28/11/2009 16:50 CET

Asociaciones de apoyo al Sahara se concentran en una "haima" de manera indefinida para apoyar a Aminetu Haidar

Algunos activistas comienzan mañana un ayuno en apoyo de Haidar, de la que aseguran que sino acaba con la huelga de hambre, morirá por su causa

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de colectivos de voluntarios, plataformas y federaciones de apoyo a la autodeterminación del Sahara Occidental instalaron una "haima" de manera indefinida en la Plaza de España para apoyar a Aminetu Haidar en la defensa de sus derechos y libertades.

El presidente de la Asociación madrileña de asociaciones de apoyo al pueblo saharaui, Luis Morgalo aseguró que estarán concentrados "hasta que se resuelva su problema y pueda volver a su casa con sus hijos y su familia". Aunque no podrán pasar allí las noches, ya que la Policía les aconsejó que la desmonten por lo que "estarán hasta las 22 de la noche y lo volverán a montar por la mañana".

Unido a la concentración, algunos activistas comenzarán mañana a hacer ayunos en turnos de 24 horas, al igual que lo "está haciendo mucha gente en el aeropuerto de Lanzarote", explicó Morgalo.

Se han trasladado a pleno centro de Madrid tras no haber conseguido lo que buscaban en la reunión que mantuvieron ayer con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. La vicepresidenta de la Coordinadora Estatal de Ayuda contra el Sahara (CEA Sahara), Rosa Viga, que estuvo presente en la reunión, aseguró que el ministro les comentó que le habían ofertado a Aminetu un carné de refugiada o la posibilidad de ir a por un nuevo pasaporte al consulado. "Aminetu no quiere ser refugiada y su pasaporte está vigente por lo que no tiene por qué ir a pedir otro", aseveró.

Desde CEA Sahara le explicaron a Moratinos que no "eran negociadores del tema Aminetu" y le aconsejaron que "se pongan en contacto con ella y le ofrezcan lo que pide". Estos colectivos decidieron reunirse con el ministro para trasladarles su preocupación por el estado de salud de la saharaui que lleva 13 días en huelga de hambre.

"Su salud está muy deteriorada, no solamente por la huelga de hambre sino porque es una persona que ha estado muchos años en prisión y ha sido torturada y maltratada en todos los sentidos", explicó Viga, muy preocupada por la situación.

La activista se mostró convencida de que este caso no va para largo ya que o "Aminetu acaba con la huelga de hambre o muere". Pero según aseguro la saharaui no va a ceder, puesto que, aunque tiene dos hijos, considera que "su dignidad y la del pueblo saharauhi están por encima".

Por ello, aconsejó al Gobierno que le dejen volver a El Aaiún, su ciudad, para reencontrarse con su familia. "Si desde el Gobierno español fueran inteligentes intentarían resolver esto cuanto antes, mejor hoy que mañana", opinó.