El Ayuntamiento lanza una campaña para promover la adopción y tenencia responsable de animales de compañía

Las mascotas influyen positivamente en los niños
ISTOCK
Actualizado 15/12/2017 15:31:26 CET

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid lanzará este fin de semana una campaña para promover la adopción y tenencia responsable de animales de compañía en la que invita a reflexionar a través de radios y redes sociales, y cuyo objetivo es promover la tenencia responsable y la adopción frente a la compra.

Según ha informado el Consistorio, en 2016 se adoptaron en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento 1.115 perros, 655 gatos y 455 de otras especies (conejos, pájaros, ovejas, etcétera) y hasta el 30 de noviembre de este año,

'¿Familia o juguete?', 'Compañero o capricho?', 'Colega o estorbo?', 'Amigos o problemas?', '¿Magia o antojo?'. Son cinco cuestiones básicas en torno a los animales de compañía sobre las que se han adoptado 914 perros y 451 gatos. Las cifras indican que no se ha incrementado, o al menos no tanto como cabría esperar, el número de adopciones.

Los animales de compañía son seres que sienten, sufren, gozan, aman y necesitan del afecto humano para su completo desarrollo.

El Ayuntamiento subraya que frente a la compra, adoptar un animal de un centro de acogida es un acto de generosidad, ya que supone para ellos una segunda oportunidad tras haber sido abandonados, aumenta su bienestar y les libra de la condena de reclusión perpetua en un centro, donde por muy bien que se les cuide, acusan la soledad y se convierten en seres infelices y huraños.

Y frente al coste que supone la adquisición, la adopción no sólo es gratuita, sino que el animal se entrega vacunado, identificado, desparasitado y esterilizado.

UN ANIMAL NO ES UN CAPRICHO

La campaña del Ayuntamiento incide también en la enorme responsabilidad que supone hacerse cargo de un animal: no es un bien de consumo, ni un material desechable, sino un ser vivo que será siempre dependiente y necesitará cuidados y atención toda su vida.

Por tanto, la decisión de adoptar debe ser meditada, nunca un capricho o un acto emocional e irreflexivo. Es lo que se denomina tenencia responsable, una de las maneras más eficaces de promover la convivencia de animales y humanos en cualquier entorno, dentro y fuera de la ciudad.