El Ayuntamiento realizará 20.000 inspecciones alimentarias durante 2014

Actualizado 07/07/2015 13:29:50 CET

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid realizará cerca de 20.000 inspecciones y controles alimentarios para garantizar la seguridad de los alimentos que consumimos, para lo que se tomarán 4.000 muestras de alimentos y agua de consumo y se efectuarán 825 auditorías de los sistemas de autocontrol implantados en las empresas, según ha informado el Consistorio este sábado en un comunicado.

El Ayuntamiento ha advertido además a la ciudadanía que tome precauciones para no ingerir alimentos en mal estado, que se dan especialmente en verano por las altas temperaturas que pueden afectar a las comidas.

Ante la sospecha de una toxiinfección alimentaria se debe acudir a un centro sanitario o consultar con un médico. para más información se puede contactar con las Oficinas Municipales de Información al Consumidor OMIC (Servicios de Sanidad y Consumo) o con el 010.

CONSEJOS PARA EVITAR INTOXICACIONES

Así, desde el Consistorio se recomienda hacer la compra de alimentos en establecimientos autorizados, sujetos a control alimentario; comprobar que los alimentos estén en buen estado, no caducados y con los envases no deteriorados.

Es aconsejable adquirir los alimentos refrigerados o congelados y adquirir los platos preparados al final de la compra.

Ya en el hogar, hay que extremar la limpieza y desinfección de la cocina, especialmente de las superficies donde se manipulan alimentos, así como de los utensilios, y mantener una correcta higiene personal. Para ello hay que lavarse las manos con agua caliente y jabón antes de preparar un alimento.

No se deben utilizar las mismas superficies, equipos y utillaje para manipular alimentos crudos y cocinados, y en el caso de las frutas y verduras, es aconsejable su lavado y desinfección cuando se vayan a comer crudas. Para ello hay que sumergirlas en agua con unas gotas de lejía de uso alimentario, y aclarar con abundante agua potable.

Se recomienda elaborar los alimentos con la menor antelación posible a su consumo, no descongelar los alimentos a temperatura ambiente, es mejor hacerlo en el horno microondas o en la parte inferior del frigorífico. En verano es mejor utilizar salsas y cremas industriales, evitando elaborar salsas caseras con huevo crudo. Los alimentos se deben cocinar y recalentar de manera que toda su masa alcance una temperatura superior a 70 grados centígrados.

Unas buenas prácticas de conservación pasan por mantener los alimentos refrigerados o congelados a las temperaturas adecuadas y la revisión de las fechas de caducidad o de consumo preferente. Los alimentos elaborados se deben consumir lo antes posible, en caso contrario, se guardarán en refrigeración. Deben conservarse en envases limpios y adecuados, separando los crudos de los cocinados.

Para leer más