Campaña por el Cierre de los CIE critica la deportación del senegalés detenido porque "estaba integrado" en España

Publicado 19/03/2015 20:26:08CET

Aseguran que fue "la violencia policial" contra el expulsado la que derivó en una solidaridad de los 9 pasajeros detenidos

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Campaña Estatal por el Cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) ha calificado hoy de "ilegítimo" el sistema de deportaciones y ha criticado el intento de deportación ayer del senegalés Elhadji, más conocido como Bocar.

Elhadji fue introducido ayer en un avión camino de Dakar, escoltado por dos policías, para cumplir una orden de expulsión de España. Ya en el avión, 9 pasajeros compatriotas suyos intentaron impedirlo, lo que generó una trifulca en el que acabaron heridos leves los dos agentes, dos azafatas y los senegaleses detenidos.

La Campaña, según un comunicado adelantado a Europa Press, ha asegurado que Bocar estaba "perfectamente integrada" en nuestra sociedad" y residía en España desde 2010. Según ha detallado, en este tiempo ha mantenido una relación sentimental con una persona de origen español.

Por otro lado, han señalado que el senegalés --cuya deportación se frustró ayer tras los incidentes y que también ha acabado detenido con cargos-- estaba pendiente de la resolución de su situación administrativa mediante la figura del arraigo.

"Al encontrarse en situación irregular (falta administrativa) la autoridad gubernamental le había impuesto la medida de ir a firmar cada 15 días. Cuando estaba cumpliendo escrupulosamente con esta medida el pasado 17 de marzo, sin mediar palabra, fue retenido para proceder a su expulsión, sin acceso a una asistencia jurídica que pueda revisar su situación actual", han explicado.

Según la versión de la Campaña por el Cierre de los CIE, fue la "violencia policial contra Bocar" la que derivó en "una respuesta de solidaridad inusitada entre los pasajeros del avión, lo que pone en evidencia no sólo la mala praxis policial, comprometiendo la seguridad del pasaje, sino cómo estas prácticas son absolutamente ilegitimas para la población".

"Siendo lamentable cualquier tipo de daño personal, nos encontramos ante una respuesta de desobediencia civil ante un uso efectivo de la violencia por parte de la policía, que se ha saldado con la detención de 10 pasajeros, todos ellos de origen senegalés", consideran.

La asociación lamenta que la historia de las deportaciones "esté plagada de malos tratos policiales que pasan desapercibidos y sin ninguna respuesta de solidaridad, como en esta ocasión".

Y recuerdan la muerte de Osamuyi Akpitaye, precisamente en un vuelo comercial de Iberia, en el año 2007, cuando estaba siendo deportado contra su voluntad por la Policía. "Su muerte, lejos de derivar en una condena dio lugar al protocolo que ampara las prácticas policiales", han concluido.