Actualizado 04/12/2015 13:15 CET

Cifuentes relaciona el desapego ciudadano con conductas que no están a la altura de la Constitución


MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha cuestionado este viernes si el "desapego de la ciudadanía hacia sus instituciones" se debe a que "en algún momento determinadas conductas no han estado a la altura de la Constitución".

   Así lo ha señalado en su discurso con motivo del Día de la Constitución Española, que se ha celebrado este viernes en la Real Casa de Correos, y donde se ha ofrecido una recepción con miembros de diferentes ámbitos de la sociedad.

   En su intervención, Cifuentes ha defendido una Carta Magna que "plantea un horizonte estimulante de vida en común y nos hace mejores como sociedad y como país", alegando además que está basada "en principios que no caducan: la libertad, la justicia, la igualdad o el pluralismo político".

   La presidenta regional ha incidido en que las "grandes cuestiones" recogidas en la Constitución, como "la forma de Estado, el modelo territorial, el sistema de derechos y deberes" merece "un apoyo sin fisuras de todos los demócratas", aunque ha reconocido que hay "aspectos parciales" que "pueden ser objeto de adaptación, de reforma" y "de mejora".

   Cifuentes ha apuntado que la evolución de la Comunidad de Madrid "es la mejor demostración del enorme potencial" de la Carta Magna, gracias a sus "principios rectores de la política social y económica" que sirve de guía para que el Gobierno regional esté "volcado" en promover "el empleo" y "unos servicios públicos sostenibles y de calidad"

CRÍTICA AL INDEPENDENTISMO

   En su discurso, Cifuentes también ha tenido unas palabras para el proceso separatista catalán, recordando que "todos los presidentes y los gobiernos autonómicos, sin excepción alguna", han recibido el mandato que consiste en "favorecer la cohesión de la sociedad, y no en dividirla", así como de "actuar como leales representantes del Estado en nuestros respectivos territorios".

   "Sin embargo, hoy hay una parte consustancial a España, patria común e indivisible de todos los españoles, que está siendo sometida a una intolerable presión para quebrar la legalidad y ser arrancada de nuestro país. Un proceso que, afortunadamente, ha merecido el más firme rechazo por parte del Tribunal Constitucional", ha subrayado la presidenta regional.

LA BANDERA COMO SÍMBOLO DE UNIDAD

   Cifuentes ha querido además rendir un homenaje a la bandera de España, que no en vano ocupaba todo el fondo del escenario. Así, entiende que la bandera asegura "que nadie, individual y unilateralmente, puede apropiarse de esa responsabilidad compartida que llamamos soberanía nacional".

   "Esta es nuestra bandera, la bandera de todos los españoles que: creemos en la democracia, en la convivencia, en la igualdad sin privilegios... y que confiamos en nuestras instituciones para superar cualquier desafío al orden constitucional", ha aseverado.

   En esta línea, ha afirmado que la bandera simboliza "las libertades y derechos con tanto esfuerzo conquistados" y que "resume cientos de años de historia, de convivencia, también de sufrimientos y de logros en común, y que debe servirnos para evitar los errores del pasado, haciendo posible que entreguemos a las generaciones futuras un país próspero y en libertad".

   En este sentido, ha recordado los atentados yihadistas del pasado 13 de noviembre en París, que le causaron "un profundo dolor", pero también "verdadera emoción al escuchar cómo los franceses entonaban su himno y enarbolaban su bandera como referente de unidad, orgullo y fortaleza, frente a la brutalidad y la sinrazón terrorista".

   Cifuentes, que ha concluido su discurso con vivas a la Constitución y a España, ha estado acompañada en el estrado por los portavoces de los grupos políticos de la Asamblea de Madrid, la presidenta de la Cámara regional, Paloma Adrados; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal; la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; el presidente del Senado, Pío García Escudero; y la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre.