7 de abril de 2020
 
Publicado 28/02/2020 18:42:22 +01:00CET

El colectivo La Yaya, en Argüelles, recibe notificación municipal previa a la orden de precinto por el bar sin licencia

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El centro social autogestionado La Yaya, que okupa el edificio número 74 de la calle Juan Álvarez de Mendizábal, ha recibido una notificación del Ayuntamiento de Madrid, previa a la orden de clausura del local, por el bar sin licencia detectado.

La Yaya ha advertido que la única alternativa que les queda es la "resistencia". La Agencia de Actividades del Ayuntamiento ha remitido un trámite de audiencia previo al cese de la actividad que surge a raíz de denuncias de la Policía, han informado fuentes municipales Europa Press.

Las mismas aseguran que los policías han constatado que allí "se está ejerciendo la actividad de bar especial con actuaciones en directo sin la preceptiva licencia de funcionamiento o declaración responsable".

La Yaya okupó en 2017 una nave que llevaba lustros abandonada. Ahora, como explican, han recibido una notificación por parte del Ayuntamiento al carecer de permisos para la realización de las actividades en lo que ven una estrategia del Consistorio para "acabar con todo espacio de unión, colectividad, cuidado y apoyo mutuo", recogen en un comunicado.

Fuentes municipales explican que, previamente a la orden de clausura del local en el que se ejerce esa actividad de bar y conforme a la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, se concede ahora trámite de audiencia para que en el plazo de diez días, a contar desde el siguiente a la recepción de la notificación, aleguen y presente los documentos y justificaciones que estime pertinentes.

Lamentan desde La Yaya que el Ayuntamiento no ha esperado a la resolución del procedimiento penal abierto y temen que la notificación derive en clausura y precinto del espacio. "La única alternativa que tenemos es la resistencia", han señalado en un comunicado.

El centro social indica que imprimen la defensa "transfeminista, antifascista, antirracista, inclusiva, antiespecista y desde la horizontalidad y los cuidados" a los talleres, charlas o conciertos que organizan. "Siempre hemos encontrado un apoyo en muchísima gente y ver que conseguimos contribuir un poco a crear estos espacios tan necesarios en un Madrid que quiere comernos nos llena cada día", sostienen.