Actualizado 16/10/2009 15:31

Los colectivos del Solar del Olivar denuncian que Urbanismo incumplió su compromiso de cesión temporal de dicho espacio

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Miembros de los colectivos y entidades sociales que hacen uso del solar ubicado en el número 48 de la calle Olivar, en el barrio de Lavapiés, denunciaron hoy que la edil de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, Pilar Martínez, incumplió su compromiso de ceder el uso temporal de dicho espacio a estos colectivos, a lo que había accedido en una reunión celebrada el pasado mes de junio, según informó el portavoz del Solar, Carlos Vidania.

El conflicto en torno a este espacio, anteriormente ocupado por dos edificios de viviendas, se remonta al año 2005, cuando el Ayuntamiento de Madrid reclamó la propiedad del solar por vía de expropiación judicial, ya que el suelo estaba destinado a fines sociales en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997. El proceso de expropiación chocó con la presencia de distintos colectivos del barrio de Lavapiés que, desde 2003, realizaban en este espacio actividades como un taller de bicicletas o la Muestra de Cine de Lavapiés.

Según denuncian estos colectivos, no se ha alcanzado todavía ningún veredicto sobre la expropiación del recinto, a pesar de lo cual, el Ayuntamiento notificó en 2008 a los usuarios que se había iniciado un proceso judicial para ordenar su desalojo, a petición de la concejalía de Hacienda.

Ante las peticiones de encuentro solicitadas por estos colectivos, el asunto fue derivado a la concejalía de Urbanismo, donde se consiguió, según Vidania, que la edil del ramo, Pilar Martínez, accediera a recibir a un grupo de representantes de los usuarios el pasado 16 de junio. En esa reunión, los colectivos demandaron a la responsable municipal que se permitieran actividades sociales y culturales a los vecinos hasta que se reconozca la existencia de algún proyecto para construir equipamientos municipales con fin social, tal como reconocía el PGOU.

En este sentido, según afirma Vidania, la delegada de Urbanismo se comprometió a la "cesión temporal en precario" de dicho espacio, siempre que los usuarios presentaran una solicitud sobre las actividades que se realizarían en ese intervalo de tiempo en el solar. Dicha solicitud fue presentada, según estos colectivos, el 24 de julio.

A pesar de ello, el Consistorio madrileño comunicó el pasado mes de septiembre a los usuarios del solar la denegación de la cesión, algo a lo que, según Vidania, "ya se había accedido y no estaba en discusión". Por este motivo, el proceso judicial de desalojo ha seguido adelante en base, según el Ayuntamiento, a informes negativos de la Junta de Distrito, la Policía Municipal y algunos vecinos, que denunciaban la existencia de ruidos en horario nocturno.

"De la Policía Municipal no esperábamos otra cosa, pero de parte de los vecinos hemos tenido muchas manifestaciones de apoyo y mucha colaboración en todas las actividades que hemos organizado", afirmó Vidania, quien además argumentó que los ruidos no se prolongan "más allá de las 00 horas", salvo en "ocasiones excepcionales".

En la raíz de la actuación municipal, estos colectivos identifican la ocupación que se dio en el solar en 2007 por parte de un grupo de personas sin hogar, que sí recibieron "algunas críticas" por parte de los vecinos y se prolongó durante seis meses.

Por otro lado, las asociaciones vecinales y colectivos sociales reclamaron un mayor papel de estas entidades en la resolución de los problemas del barrio. "Las situaciones en Lavapiés son complejas; hay infraviviendas y hay pobreza, cosas que el proyecto de rehabilitación del Ayuntamiento ha dejado de lado", aseveró Vidania.

De cara al futuro, los colectivos del Solar del Olivar pretenden reunirse de nuevo con el área de Urbanismo para pedir a la delegada "que ratifique la cesión a la que ya había accedido". En todo caso, Vidania afirmó que los usuarios "no se oponen" a irse, siempre que el Ayuntamiento adopte un proyecto para construir en el solar los equipamientos previstos en el PGOU.

Entre las asociaciones del barrio que reclaman la oportunidad de utilizar el solar se encuentran el Club Deportivo Lavapiés, el colectivo V de Vivienda, miembros del Patio Maravillas o las asociaciones de padres de algunos colegios de la zona.