La Comunidad alberga 35 parejas de águila imperial, cien de buitre negro y ocho de cigüeña negra

Actualizado 22/01/2011 15:00:23 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid alberga 35 parejas de águila imperial; cien, de buitre negro; 17, de águila real y ocho, de cigüeña negra, ha informado el Ejecutivo regional en un comunicado, en el que destaca que en la actualidad, "entre el 35 y el 40 por ciento de las especies de fauna y flora catalogadas en la Península Ibérica están representadas en Madrid".

En su comunicado, el Ejecutivo indica que en estas dos legislaturas ha trabajado para estabilizar y aumentar la presencia de buitre negro, águila imperial, cigüeña negra, cernícalo primilla y tritón alpino, entre otros.

Así, indica que en el caso del águila imperial, en la actualidad existen 35 parejas, ocho más que en 2007 y cifra récord desde hace tres décadas. A ellas se suman más de 100 parejas de buitre negro cuando a finales de los ochenta se hallaban en fase crítica; otras 17 parejas de águila real y ocho, de cigüeña negra más 310 parejas de cernícalos primilla. Además, se ha recuperado la rana ibérica en Peñalara tras su desaparición en los 70.

En materia de recuperación de flora autóctona, el Gobierno regional ha repoblado los bosques madrileños con más de 12,5 millones de árboles plantados desde 2003. A lo largo de esta década la masa forestal ha aumentado en la Comunidad de Madrid un 21 por ciento hasta sumar más de 227.000 hectáreas.

VIGILANCIA DE NIDOS

La Comunidad de Madrid, con motivo del inicio de las primeras fases de reproducción de las especies rapaces forestales nidificantes más amenazas de la región, ha intensificado su vigilancia durante el periodo de reproducción con el objetivo de garantizar el éxito en la crianza de estas especies protegidas.

Cada año en estas fechas los agentes forestales, dentro de sus labores de vigilancia y custodia de las especies de fauna silvestre, especialmente la protegida, comienzan un programa de seguimiento de nidos de estas especies que se encuentran amenazadas en la región.

El mayor porcentaje de fracasos en la reproducción de estas aves se debe, generalmente, al factor humano mediante el expolio para tráfico ilegal o cetrería, venenos, pesticidas, electrocución en tendidos eléctricos y caza ilegal.

Por esa razón, desde hace un tiempo se ha incrementado la vigilancia y seguimiento de estas especies, lo que ha permitido garantizar el éxito en la crianza de numerosas parejas reproductoras de la región, al tiempo que ha permitido identificar los problemas a los que se enfrentan otras parejas cuyo fracaso ha sido constatado.

Entre las especies que son objeto de vigilancia en estas fechas se encuentra el halcón peregrino, el águila perdicera, el águila real, el águila imperial, la cigüeña negra, el buitre negro, el cernícalo primilla y demás rapaces forestales nidificantes en la región.

La Comunidad recuerda que siempre se debe atender a las recomendaciones que puedan proporcionar los agentes forestales, con el fin de garantizar el éxito reproductor de la fauna más amenazada en la región a la vez que se disfruta del medio natural madrileño.