La Comunidad revisa 53 piscinas públicas para comprobar sus instalaciones eléctricas

Actualizado 27/07/2014 15:13:39 CET
El consejero de Economía y Hacienda visita la ciudad deportiva Valdelasfuentes
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La campaña de inspección que cada verano pone en marcha la Dirección General de Industria, Energía y Minas incluye, este año, la revisión de 53 piscinas públicas de la región para comprobar el estado de las instalaciones eléctricas de las piscinas.

   Además en las piscinas se comprueba el estado del cuadro general de protección y de las depuradoras, que deben estar ubicadas en zonas no accesibles al público, así como las instalaciones en vestuarios y vaso de piscina, ambas zonas de uso público.

   El consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio, ha visitado este domingo la ciudad deportiva Valdelasfuentes de Alcobendas, con el objetivo de garantizar la seguridad de las personas que las utilizan, verificar su adecuado mantenimiento y concienciar a los titulares sobre la importancia de mantenerlas en perfecto estado para evitar que se produzca cualquier accidente.

APOYO A LAS INSTALACIONES ENERGÉTICAS EFICIENTES

  La ciudad deportiva de Valdelasfuentes de Alcobendas es un ejemplo de instalación energéticamente eficiente que utiliza un sistema de cogeneración productor de energía térmica a partir de combustible, generalmente gas, que a la vez genera energía eléctrica. Gracias a este sistema, el complejo consiguió ahorrar el pasado año 190.000 euros.

   También permitió evitar la emisión de 667 toneladas de dióxido de carbono anuales, para lo que se necesitarían plantar 38.000 árboles si se quisiese neutralizar esa emisión.

   "Tenemos un margen enorme en ahorro de materia energética, por eso desde la Dirección General de Industria tenemos muchísimas campañas de concienciación a los ciudadanos porque con pequeñas actitudes, pequeñas inversiones podemos ahorrar mucha energía", ha señalado Ossorio.

INSPECCIONES

   El pasado año se realizaron 69 inspecciones de las que el 95 por ciento presentaba defectos derivados de un deficiente mantenimiento que había provocado la aparición de desperfectos que debían haber sido subsanados, entre ellos falta de estanqueidad en los cuadros eléctricos y en sus conexiones, defectos en la protección de los diferenciales y en las canalizaciones de superficie, así como presencia de enchufes e interruptores no estancos en zonas de depuradoras y vestuarios.

   Según la normativa, las instalaciones eléctricas de piscinas con potencia instalada superior a 10 kW deben ser inspeccionadas por un Organismo de Control Autorizado cada cinco años, mientras que las de potencia instalada superior a 10 kW deben contar, además, con un contrato de mantenimiento.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR ACCIDENTES

   La Comunidad de Madrid recomienda extremar las medidas de protección para evitar contactos directos con los aparatos. Por ejemplo, en zonas de depuradoras, duchas y vestuarios, las luminarias deben estar provistas de tapas y los enchufes e interruptores deben ser estancos.

   La instalación debe disponer de un sistema de toma de tierra adecuado y los equipos han de mantenerse fuera del alcance de los bañistas.

   Además, es necesario que las zonas de ducha y vestuarios dispongan de aparatos de emergencia y señalización y que se mantengan en correcto funcionamiento tanto los interruptores magnetotérmicos como los diferenciales.

Para leer más