Condenados dos exempleados del Zoo por un fraude de más de 200.000 euros a través de "una taquilla fantasma"

Publicado 29/11/2019 15:08:23CET
Audiencia de Madrid
Audiencia de Madrid - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos exempleados del Zoo de Madrid por un fraude de más de 200.000 euros cometido en abril de 2014 en la venta de entradas a través de una "taquilla fantasma".

Así consta en una sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que se condena a Diego F. a un año y dos meses de cárcel como autor de un delito de estafa agravada por la cuantía y a Juan José E. a ocho meses de prisión al aplicarle las atenuantes de confesión y reparación del daño. El fiscal solicitaba una condena de tres años de cárcel.

Los acusados trabajaban como empleados en el Zoo de Madrid. El primero era el encargado de controlar el buen funcionamiento de las instalaciones y de las taquillas mientras que el segundo supervisaba los servicios de limpieza y de acceso a las instalaciones.

Entre ambos urdieron un plan para hacerse con la recaudación de una de las taquillas. Así, el 11 de abril de 2014 Diego F. descargó un programa de clonación de discos duros lo que le permitió duplicar el disco duro de la taquilla número 2.

Además, según la acusación, manipuló la impresora para que los códigos de barras salieran desplazados y se pudieran leer. La labor de E. consistía en ir un día más tarde al ordenador de la taquilla, instalar el disco duro clonado (lo que dejaba sin efecto el disco duro original) y volver a cerrar el ordenador.

Todos los días, y durante mes y medio, desconectaban el cable de datos que iba a la placa base ordenador y dejaban conectado el disco clonado durante toda la jornada laboral. A finalizar el día volvían a colocar todo en su posición inicial.

Lo que lograban con estos cambios era que el disco duro auténtico no recopilara datos sobre la recaudación, es decir, daba la impresión de que dicha taquilla no estuviera abierta al público ya que era el disco duplicado el que computaba la venta de entradas. Pero, dado que no estaba conectado al sistema informático, la empresa desconocía los datos de la recaudación.

Por esta misma razón en todos los cobros realizados con tarjeta en dicha taquilla se prescindía del datáfono integrado, porque estaba conectado por cable al sistema informático, y utilizaban el inalámbrico ya que a través de éste no se lleva a cabo ningún volcado automático de la operación de cobro al sistema, "de modo que las operaciones de venta permanecían ajenas al sistema informático del zoo".

Contador