Publicado 29/11/2021 19:01CET

Confirman que el pie cortado hallado en 2019 cerca del río Jarama es de un vecino de Villalba desaparecido

Archivo - Coche patrulla de la Guardia Civil
Archivo - Coche patrulla de la Guardia Civil - GUARDIA CIVIL-ARCHIVO

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pie seccionado encontrado tras las importantes tormentas de finales de agosto de 2019 en el entorno del río Jarama, en Rivas Vaciamadrid, pertenece a un vecino de Collado Villalba desaparecido dos meses antes, ha confirmado a Europa Press una portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

El pie humano fue hallado el 27 de agosto en la Laguna del Campillo (en el término municipal de Rivas) por un grupo de adolescentes que estaban paseando y jugando por la zona cuando encontraron el resto flotando en la orilla. Las primeras hipótesis apuntaban a que ese resto podría haber sido arrastrado hasta la zona por la fuerte tormenta que afectó a la región, especialmente a Arganda del Rey, días antes.

La Guardia Civil envió el pie seccionado al Instituto Anatómico Forense, que lo analizó y determinó que pertenecía a un hombre de mediana edad de raza caucásica, que podía haber muerto hace un tiempo. Pero no tenían nada con qué compararlo para confirmar su identidad.

Ese mismo verano, pero el 9 de junio, la peña campera de Collado Villalba organizó una excursión para asistir a la corrida en Las Ventas. A la salida hicieron recuento y descubrieron que faltaba un socio, Justino C.C. Su familia y amigos les buscaron por Madrid y por su comarca y denunciaron ante las autoridades lo sucedido, pero sin éxito, por lo que siguió figurando en la larga lista de desapariciones sin resolver.

Recientemente, la hermana de Justino se ha hecho una prueba de ADN, que fueron remitidas al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid y posteriormente fueron cotejadas con los datos existentes en la base del 'Programa Fénix' de personas desaparecidas, arrojando la coincidencia de que el pie pertenecía al vecino de Villalba desaparecido.

Ahora, los agentes investigan qué le ocurrido. Todo apunta a que Justina fue asesinado por un ajuste de cuentas, su cuerpo troceado y enterrado en algún lugar de la zona. Las inundaciones desenterraron esa parte del cuerpo. La víctima tenía un pasado vinculado al narcotráfico

Según ha detallado Vozpupuli, Justino fue en 2009 detenido en Costa Rica con seis kilos de cocaína. Tras colaborar con la Justicia y mandar a su banda a prisión fue extraditado a España. Aquí entró en el programa de protección de testigos.