Actualizado 17/11/2015 13:50 CET

Exconsejero de Campus de Justicia fue cesado por Granados al echar y no querer indemnizar al director de seguridad


MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS)

El que fuera consejero delegado de Campus de la Justicia hasta mayo de 2010 Miguel Giménez de Córdoba, ha asegurado que su decisión de cesar y negarse a indemnizar al exdirector de Seguridad del proyecto Campus de la Justicia le generó un "choque tan fuerte" con el exconsejero de Presidencia y Justicia Francisco Granados que se tradujo luego en su "despido fulminante", aunque luego ha especificado que la razón que se le dio fue "pérdida de confianza".

   Así lo ha manifestado durante su comparecencia en la Comisión de estudio de la Deuda de la Comunidad que se celebra en la Asamblea de Madrid y donde ha explicado que su despido se produjo una "tarde sin previo aviso" cuando se presentaron en su despacho dos personas del gabinete de Granados y el entonces director general de Justicia, que le comunicaron el cese y le dieron orden "terminante de no utilizar el ordenador" del que disponía ni llevarse "ningún papel".

   Sobre la salida del exdirector de Seguridad del Campus, Andrés Gómez Gordo, el compareciente ha explicado que la decisión de despedirle y no darle la indemnización que pedía, pues su contrato fijaba el pago de la cantidad equivalente a tres meses de sueldo (cantidad que no era"escasa") generó "un choque tan fuerte" con Granados que luego derivó en su "cese fulminante" como consejero delegado de Campus de la Justicia.

   Giménez de Córdoba ha apuntado que el despido de este cargo se produjo en octubre de 2009 y que recibió "presiones" pero se mantuvo "firme" y no cedió ante ellas al negarse a abonar la cantidad que pedía.

   El compareciente ha indicado que se le dio como una razón de su despido "fulminante" motivos de "pérdida de confianza", aunque cree que ese enfrentamiento "fortísimo" con Granados a causa de este cese fue la razón primordial de su salida como consejero. "No sé si fue la causa o la gota que colmó el vaso", ha asegurado luego.

"RECIBÍ COMO CONDECORACIÓN LA HUELLA DE UN ZAPATO EN MI PANTALÓN"

   Giménez de Córdoba ha remarcado que luego conoció que el exdirector general de Campus de Justicia, que también era inspector, recibió una condecoración por parte de la Comunidad de Madrid. "Yo también recibí una, una huella de zapato en la parte trasera de mi pantalón", ha ironizado el exconsejero delegado del proyecto.

   Giménez de Córdoba ha dicho que creía que esta persona tenía una "ocupación adicional" a su labor como director de seguridad de Campus de la Justicia y que su salida como consejero delegado no iba asociado a otro puesto, sino que le echaron.

   Ha remarcado en su comparecencia que decidió hacer en su etapa como consejero una "economía de guerra" y poner la "austeridad como punta de lanza" ante la bajada del importe de tasación de los edificios que iban a ser vendidos para costear el proyecto y recuperar su planteamiento original de austeridad, algo que le granjeó, según ha dicho, enfrentamientos con los responsables políticos del entonces Gobierno regional de la Comunidad.

   En la anterior sesión de la comisión el 3 de noviembre, el Grupo Parlamentario Podemos exigió aclarar si hubo en el Campus de la Justicia "simulación de despido" del director de Seguridad de la sociedad que recibió una indemnización tras una denuncia de abuso laboral y luego fue contratado por la Consejería de Presidencia y Justicia estando Francisco Granados al frente.

   Por ello, reclamó la comparecencia del exconsejero de Presidencia y Justicia para este martes, sin que la petición cursada por la Comisión haya obtenido respuesta por parte de Granados, que se encuentra ingresado en la cárcel de Estremera en régimen de prisión provisional por su presunta implicación en la trama Púnica.

   Mientras, el portavoz en la Comisión de Podemos, Eduardo Gutiérrez, ha indicado que esta persona fue contratada por la Consejería de Presidencia y Justicia "al día siguiente" de su despido en Campus de la Justicia, reclamando a su vez una indemnización de unos 105.000 euros.

   Además, la portavoz del PSOE, Mercedes Gallizo, ha aludido a las formas del despido del exconsejero delegado, calificándolas de "intimidantes" y "extrañas".

Para leer más