Fútbol base: el nuevo objetivo contra la violencia en el deporte

Publicado 05/11/2018 23:26:02CET

Por Jorge Aldea

Madrid, 5 nov (dpa) -

La violencia en el deporte fue uno de los primeros temas tratados hoy en la primera jornada del II Foro sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz que se celebra en Madrid y los participantes coincidieron en que, si bien han habido avances contra la violencia en el fútbol profesional, es en el fútbol base y en la educación de los más jóvenes donde más trabajo queda por hacer.

El debate fue moderado por el exfutbolista y comunicador Michael Robinson y como ponentes intervinieron diferentes actores: Raúl Sánchez y Guillermo Cruz, responsables del documental "26 de Abril: Play Again"Alfredo Lorenzo, responsable del Departamento de Integridad y Seguridad de la Real Federación Española de Fútbol; José Luis Jiménez, sargento Policía Municipal de Madrid; Joan Caballero, investigador del Departament de Justicia de la Generalitat de Cataluña; Juan Carlos de Pablo, de la Fundación Atlético de Madrid; y Ana Sánchez, coordinadora de Dragones de Lavapiés, junto a Fhatima Shanaz Zulficar, joven jugadora del equipo.

La charla estuvo centrada en torno a la violencia que genera el fútbol, el deporte que aglutina la mayoría de los casos de violencia.
Caballero abrió el evento exponiendo los problemas que siguen generando los ultras radicales de los equipos profesionales pese a los avances de los últimos años.

"Utilizan el fútbol como uno de los lugares para hacer proseletismo.
El fútbol como excusa para enviar mensajes que no tienen nada que ver con la actvidad deportiva. A los ultras no les gusta el fútbol", sostuvo el investigador, que alertó de que son excepcionales los casos en los que estos grupos se dedican a animar, manteniéndose alineados políticamente entre la extrema derecha y la extrema izquierda.

"La única forma de atajarla es por el control de grupos organizados y control de masas. El anonimato favorece las acciones violencias de estos grupos", apuntó el sargento Jiménez. Unas medidas que ya dieron algunos resultados positivos. "Se ha mejorado pero sigue habiendo violencia, hemos pasado de violencia generalizada a episodios de violencia", aseguró por su parte Alfredo Lorenzo.

Sin embargo, el foco del debate no tardó en centrarse en la violencia que se produce en el fútbol base y amateur. "Tiene que ver con la falta de educación que nos falta: esa violencia de los padres en las gradas, sobre todo contra los árbitros. Esa otra violencia también nos preocupa y tenemos que atajarla por la vía de la educación", manifestó Lorenzo.

Llevar un registro de los incidentes para valorarlos correctamente, más protección de la multiculturalidad y la diversidad, tolerancia cero contra actitudes que vayan en contra del deporte, formación a entrenadores y árbitros y sancionar expresiones racistas o discriminatorias son algunas de las medidas propuestas.

Se resaltó la importancia de no banalizar los incidentes violentos en el fútbol base. "En los últimos años se han creado leyes, pero no se aplican. Muchos problemas en partidos de fútbol se quedan en el acta del árbitro", insistió Jiménez.

Algunos ejemplos de medidas en esa dirección son los trabajos de integración de la Fundación Atlético de Madrid en sus escuelas sociales o el de clubes de barrio como Las Dragonas, que fomentan la diversidad y trabajan con el fútbol como herramienta de inclusión social.

El ejemplo más destacado es el que ofrece Raúl Sánchez, protagonista del documental "26 de Abril: Play Again". Sánchez era un futbolista amateur que tras un incidente violento con un rival durante un partido de veteranos terminó tetrapléjico.

Durante su recuperación decidió contar su historia para dar ejemplo y, junto a su amigo Guillermo Cruz, elaboraron un documental que van a emitir en colegios y clubes. "A través de lo que me sucedió decidimos hacer un proyecto para que la gente vea las consecuencias de la violencia en el deporte", dijo Sánchez, que también señaló la responsabilidad que tienen las grandes estrella del deporte en esta tarea.

"A cierta edad, la violencia se genera en el campo, pero donde termina siempre es en la grada. En el ámbito profesional hay otros valores donde deberían tomar ejemplo, ya que a veces no se dan cuenta de la cantidad de niños que siguen sus pasos", insistió.

El II Foro sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz comenzó hoy en la capital española y continuará hasta el próximo día 8 con el objetivo de "sacar a la luz los múltiples rostros de la violencia interpersonal y colectiva para hallar fórmulas de prevención que permitan acabar con esta lacra", según manifestó la alcaldesa, Manuela Carmena, en su mensaje de bienvenida.