Garrido se despide "emocionado" de la Puerta del Sol con una batería de medidas y dejando el Gobierno "en buenas manos"

COMUNIDAD DE MADRID
Publicado 09/04/2019 12:55:07CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente regional, Ángel Garrido, se ha despedido este martes de la Comunidad de Madrid, "emocionado", aprobando una batería de medidas y dejando el Gobierno regional "en buenas manos", las del actual vicepresidente y portavoz, Pedro Rollán.

Ambos han comparecido este martes en la rueda de prensa posterior al último Consejo de Gobierno que ha presidido Garrido, dado que dimitirá este mismo jueves para ir en las listas del PP al Parlamento Europeo. En la comparecencia han estado acompañados de todos los consejeros del Ejecutivo regional.

Como colofón a su tiempo al frente del Ejecutivo autonómico, este martes se han anunciado las Medallas de la Comunidad y se ha aprobado de manera definitiva el Reglamento del Taxi, el cheque-bachillerato, el decreto de pisos turísticos, la gratuidad de las escuelas infantiles de 0 a 3 años, la reforma del Hospital La Paz o el decreto contra el acoso escolar.

Tras los anuncios, Garrido ha tomado la palabra para agradecer la labor de los medios de comunicación porque, a pesar de que ha habido "momentos buenos y menos buenos", ha aprendido mucho de ellos. Así, ha hecho hincapié en la dedicación y el espíritu crítico de los profesionales, que han contribuido a que desde el Ejecutivo hayan intentado hacer "las cosas mejor".

También ha ensalzado la labor de todos los miembros del Gobierno, a los viceconsejeros, directores generales, altos cargos así como de todos los empleados públicos de la Administración regional. Como mención especial, el presidente ha agradecido el trabajo de su "equipo de colaboradores más cercanos". "Son menos conocidos que los consejeros pero son muy especiales para mí y han sido imprescindibles", ha dicho.

Garrido ha recordado también a los alcaldes de los municipios de Madrid, con los que ha tenido "una colaboración muy estrecha", a empresarios, sindicatos y entidades de todo tipo. Asimismo, ha trasladado su gratitud a los madrileños, "por su capacidad de superación, por su madurez, por el dinamismo de la Comunidad y el buen criterio que tienen todos".

"La Comunidad va a continuar funcionando igual, con el mismo impulso, con la misma fuerza y con el mismo compromiso que hasta ahora porque al frente del Gobierno se quedará un político que ya ha demostrado con creces su gran valía, como es Pedro Rollán", ha sostenido.

Al vicepresidente se le encomienda la tarea de "llevar la nave hasta el final", hasta él último día que se configure el nuevo Gobierno, ha dicho Garrido, para a continuación asegurar que la región se queda "en las mejores manos".

ABORDAR Y SUPERAR "MOMENTOS COMPLICADOS"

Por su parte, Rollán le ha trasladado en nombre del Ejecutivo la "inmensa alegría" de todos "por los nuevos retos" que le han sido encomendados por el presidente del PP, Pablo Casado, así como que "ha sido un inmenso placer y honor" trabajar junto a él. Como seña de identidad del presidente, el que será su sustituto ha destacado que ha sido capaz de "en momentos extraordinariamente complicados, en momentos extraordinariamente difíciles, abordarlos y superarlos con una absoluta normalidad".

"Eso solo está al alcance de aquellos que tienen un pulso firme. Sin lugar a dudas, gozas de nuestro reconocimiento. En tus nuevas responsabilidades seguirás defendiendo el interés general de España en su conjunto y de Madrid de manera muy singular. Presidente, muchas gracias", ha concluido. Estas palabras han sido respondidas por un aplauso por parte de los presentes, que ha tenido que cortar el propio Garrido.

Para finalizar, el dirigente autonómico ha destacado que lo mejor de su tiempo al frente del Gobierno ha sido haber tenido la oportunidad de ser primero consejero y luego presidente de la Comunidad, "que es una responsabilidad enorme pero también es un orgullo y un honor". En cuanto a los días malos, ha reconocido que los ha habido pero ha hecho hincapié en que el trabajo del político "no es más complicado que el de cualquier madrileño".

Contador