El Ayuntamiento de Madrid cierra la Oficina de DDHH y Memoria al considerarla “correa de transmisión de sectarismo”

Actualizado 27/06/2019 10:53:34 CET
La vicealcaldesa de Madid, Begoña Villacís, junto al alcalde, Jose Luis Martínez-Almeida presiden la primera reunión de la Junta de Gobierno municipal de Madrid del mandato de ambos.e
La vicealcaldesa de Madid, Begoña Villacís, junto al alcalde, Jose Luis Martínez-Almeida presiden la primera reunión de la Junta de Gobierno municipal de Madrid del mandato de ambos.Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno municipal de PP y Cs clausurará la Oficina de Derechos Humanos y Memoria puesta en marcha en 2017 por el anterior equipo capitaneado por Manuela Carmena al considerar que la misma "no ha servido a sus fines sino a ser correa de transmisión del sectarismo del gobierno de Carmena", según han detallado a Europa Press fuentes municipales.

Era el tercer teniente de alcalde de la anterior corporación, Mauricio Valiente, quien estuvo al frente de esta Oficina. Tal y como ha adelantado El País, en ella trabajan a día de hoy tres funcionarios, que hasta su cese, estaban dirigidos por Rafael Escudero y Txema Urkijo.

La Oficina organizó numerosos actos, por ejemplo uno de reparación institucional del pueblo gitano, y se propuso eliminar de la capital cualquier vestigio franquista. Velaba asimismo por la aplicación del plan estratégico de Derechos Humanos aprobado por el Consistorio, y por la puesta en marcha de las medidas estipuladas por el Comisionado de la Memoria Histórica.

Ahora, el nuevo equipo de Gobierno recuerda que esta Oficina se opuso "a todo tipo de apoyo a los opositores demócratas de Venezuela acordado en el Pleno". Y es que entienden que "el anterior equipo de Gobierno ha hecho de la oficina un instrumento de discordia y confrontación en relación con la memoria histórica".

En este sentido, las mismas fuentes aseguran que "solo" ha reconocido a unas víctimas "de atropellos a los derechos humanos y no a todas", algo que terminó en la "disolución del comisionado de memoria histórica creado por todos los grupos municipales".

Frente a ello, ahondan, el gobierno de José Luis Martínez-Almeida mostrará su reconocimiento y su respeto a todas las víctimas de violaciones de derechos humanos "sin exclusión". "No miraremos el color político de los verdugos para hacer ese reconocimiento como ha hecho durante estos años el gobierno de Carmena", han apuntado.

Además, se han preguntado "para qué sirve una oficina de derechos humanos que rechaza poner una pancarta recordando a Miguel Ángel Blanco en Cibeles".

Para leer más