El juego privado pide a la Comunidad que le permita hacer publicidad como ocurre con el juego 'on line'

Publicado: lunes, 8 marzo 2010 13:04

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sector del juego privado de Madrid, que engloba a bingos, casinos y tragaperras, ha solicitado a la Comunidad de Madrid que le autorice a hacer publicidad como ocurre con el juego 'on line', que actúa en España de una manera ilegal, informaron hoy las asociaciones del juego del bingo Aseju y Omega.

Así se lo han reclamado a la Consejería de Economía y Hacienda en una reciente reunión. Las asociaciones creen que no tiene sentido las muy fuertes restricciones en su sector, cuando el 'juego on line', pese a ser ilegal, gasta millones de euros en agresivas campañas de publicidad en todos los soportes.

Además, criticaron que se justifiquen estas restricciones publicitarias por motivos sociales de protección a menores o ludópatas, ya que la Asociación de Jugadores Rehabilitados ha alertado reiteradamente que es mucho mayor el peligro para estos colectivos en el juego on line.

También explicaron que el juego privado de la Comunidad de Madrid es el que más puestos de trabajo mantiene en la región, 2.500 directos y otros tantos indirectos a pesar de la crisis. En concepto de impuestos, el año pasado ingresaron unos 300 millones de euros para las arcas de la Comunidad, pese a que sus beneficios cayeron más del 10 por ciento.

SIN PUBLICIDAD

A pesar de este importantísimo esfuerzo laboral y fiscal, según denunciaron, a los juegos privados apenas se les permite publicitarse, mientras que el juego por Internet que no paga impuestos ni genera un solo puesto de trabajo en España, se publicita en los mejores espacios de los medios de comunicación, así como en soportes tan codiciados como las camisetas de fútbol de equipos de primera división, entre ellos el Real Madrid-.

Los juegos públicos tampoco tienen ninguna restricción publicitaria, tanto las quiniela, como las loterías nacionales o hasta la ONCE, se publicitan sin ninguna limitación.

Ante esta clara discriminación, Aseju y Omega consideraron que para solucionar la actual situación, que está asfixiando a los empresarios del juego del bingo, bastaría con realizar una interpretación más amplia de la disposición adicional segunda del Reglamento de Apuestas, que regula el juego en la Comunidad de Madrid.

Aseju y Omega además entienden contradictorias estas restricciones con el ideario económico de la Comunidad de Madrid a favor del liberalismo económico. Sobre todo con un sector que soporta una elevadísima carga fiscal (del 61,11%), permanece condenado al ostracismo publicitario.

"Hacer frente a una fiscalidad tan elevada dificulta enormemente mantener abiertos los establecimientos en los que se juega y garantizar así los puestos de trabajo, que es uno de los principales objetivos del sector", afirmó el presidente de ASEJU, José Luis de Pedro Videgaín. Sufrir esta elevada fiscalidad, sin poder realizar publicidad de su actividad -legal y regulada- se ha convertido para el sector del bingo en una tarea prácticamente imposible.

Por último, llamaron la atención en que la situación es aún más sangrante si se tiene en cuenta que el ilegal juego por Internet se extiende por España con una absoluta impunidad, mientras las administraciones que debieran regularlo hacen la vista gorda.