La modificada ordenanza de Medio Ambiente limitará el uso de químicos y retirará nidos de invasoras cuando sea viable

Cotorra argentina, una especie invasora que coloniza España
SEO/BIRDLIFE - Archivo
Publicado 27/11/2018 10:33:05CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La modificada ordenanza de Protección del Medio Ambiente de Madrid, que data de 1985, limitará el uso de herbicidas químicos priorizando los métodos inocuos --sólo se emplearán en casos excepcionales y debidamente justificados-- y se retirarán siempre los nidos de cotorras y otras especies de aves invasoras siempre que sea viable.

Para controlar estas poblaciones se desarrollará un protocolo interno. La modificación ha sido aprobada en el Pleno, con los votos positivos de Ahora Madrid y el PSOE y con el rechazo de Cs y PP, con los que se reforma el apartado de la limpieza en las zonas verdes de titularidad municipal. PP y Cs han cargado contra los "falsos postulados ecológicos".

En concreto, el edil del PP Fernando Martínez Vidal ha criticado los postulados de la izquierda, tras los que se esconde "antiamericanismo, anticapitalismo y mucho populismo". Ha llegado incluso a sacar a colación la humanización de un ratón que hizo Disney, lo que le ha servido para encuadrar sus críticas de "antiamericanismo". El concejal socialista Chema Dávila ha aclarado que no están en contra de Mickey Mouse sino de los estereotipos machistas que están presentes en las películas de Disney.

Para reducir los riesgos derivados del uso de productos químicos, tanto en la salud humana como en el medio ambiente, el Ayuntamiento empleará prioritariamente métodos de control biológico inocuos con el entorno. Únicamente en casos excepcionales y debidamente justificados se utilizarán productos químicos.

En cuanto al arbolado de las zonas privadas, los propietarios realizarán los oportunos tratamientos preventivos eficientes como el control biológico, métodos mecánicos o manuales. El uso de productos químicos seguirá las instrucciones de la normativa estatal.

La redacción de la ordenanza contempla la nueva realidad del arbolado de la ciudad de Madrid haciendo mención a tratamientos de plagas inexistentes en 1985, año de su aprobación. Para la plaga de la procesionaria del pino, el Ayuntamiento de Madrid colocará trampas de feromonas y posteriormente retirará manualmente los bolsones de las copas de los árboles afectados. Para la galeruca se empleará preferentemente la técnica de la endoterapia.

La modificación de la ordenanza contempla el refuerzo de las labores de limpieza en las zonas verdes de ocio y esparcimiento de titularidad municipal. Debido al uso intensivo de estos espacios, se tomarán medidas para evitar la degradación del medio ambiente y se incidirá en la recogida de los residuos de las mascotas.

En cuanto al tratamiento de la vegetación espontánea, el Ayuntamiento empleará métodos inofensivos manuales o mecánicos. Únicamente en casos excepcionales utilizará productos químicos. No obstante, en algunas zonas como las áreas de mayores, infantiles, deportivas o caninas, se prohibirá el uso de productos de síntesis.