Actualizado 06/10/2008 21:32 CET

Okupan una antigua residencia de empleados del cementerio de la Almudena, tras un fin de semana de desalojos

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de personas del distrito de La Elipa 'okuparon' este fin de semana un antiguo edificio de viviendas de trabajadores del cementerio de La Almudena situado, en una semana en la que la Policía desalojó un edificio en Embajadores e intentó desahuciar a los ocupantes ilegales de otra vivienda en la calle Atocha.

El inmueble 'okupado' de cuatro plantas se encuentra en el número 90 de la avenida Daroca, se reformó recientemente y se encuentra "en buenas condiciones". Tiene cuatro plantas y "muchas salas grandes para hacer un montón de cosas", subrayaron los nuevos inquilinos en un comunicado.

El colectivo, denominado Dragón, pretende abrir una cafetería en el local, albergar grupos locales de rap, dar clases refuerzo a chavales y castellano a inmigrantes, montar un taller de construcción de instrumentos musicales con materiales reciclados y colocar una oficina de asesoría laboral. "El Dragón quiere llenar de vida un espacio muerto, un edificio olvidado. En la puerta del Cementerio de la Almudena, la vida lucha contra la muerte; la creación y participación colectiva luchan contra la venta fraudulenta de los servicios funerarios madrileños, contra la especulación que enriquece a unos pocos", señalaron.

La 'okupación' de este inmueble se produce en una semana en la que este colectivo intenta reivindicar este estilo de vida con una campaña de actividades en el exteriores. Además, coincide en el tiempo con el desalojo de un edificio en el barrio de Embajadores el pasado viernes y con un intento de desalojo del Centro Social okupada 'Malaya', situado en el número 49 de la calle Atocha.

Esa misma noche, ocho agentes municipales accedieron al lugar, antigua propiedad de uno de los relacionados con el caso Malaya, donde un centenar de personas celebraban una fiesta de disfraces. Intentaban examinar si en el lugar se despachaban bebidas sin permiso de venta al público. Según testigos presenciales, los policías pidieron filiaciones sin éxito y, posteriormente, abandonaron el lugar sin practicar ninguna detención.