3 de junio de 2020
 
Actualizado 19/03/2020 19:01:45 +00:00 CET

La pandemia deja aislados a erasmus sin volver y rompe contratos de madrileños en el extranjero

Un militar de la UME habla con jóvenes protegidos con mascarilla en Barajas
Un militar de la UME habla con jóvenes protegidos con mascarilla en Barajas - Óscar J.Barroso - Europa Press

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La situación de crisis que se está viviendo por el coronavirus en España está dejando aislados a muchos erasmus madrileños con la "incertidumbre" de no poder volver y está provocado que se rompan contratos de trabajo en el extranjero, dejando a sus carreras en "un futuro incierto".

Este es el caso de Álex Gutiérrez, doctor en Farmacia, de 27 años. Tenía previsto viajar la última semana de abril al Estado de Nevada (EE.UU) tras haber firmado contrato con una universidad para realizar labores de investigación a partir del 1 de mayo, pero contactaron con él para informarle de que debido a la pandemia la burocracia en este país "está paralizada", lo que supone "un bloqueo mínimo de dos meses".

"Me han dicho que se aplazará hasta nuevo aviso. Pero siento incertidumbre por lo que pueda pasar. He tenido suerte de que me pille aquí y no allí, en un país desconocido sin mi familia y en cuarentena, aunque estoy preocupado por toda esta situación que está alcanzando unos límites mayores de los que yo creía", ha expuesto Álex en declaraciones a Europa Press.

A su juicio, el problema de esta pandemia no son solo ya las vidas humanas que "se está llevando por delante", sino los perjuicios "a nivel económico" y de las "relaciones sociales, además de las afecciones psicológicas".

Situación similar vive Luis Hidalgo, un fotógrafo de 29 años que pretendía irse a trabajar a Bruselas, donde vive su novia y que tenía los billetes de avión comprados para el 23 de marzo.

"Ahora tendré que retrasarlo bastante. Siento mucha incertidumbre, si ya para los audiovisuales autónomos es difícil, después de esto vamos a ver si nos siguen cancelando trabajos. Incluso aquí es difícil, si me voy a un país nuevo es casi imposible", ha relatado.

"EXÁMENES EN EL LIMBO"

Por su parte, Bibi, de 25 años, es una estudiante en la University of Aberdeen, en Escocia, que declara estar "muy intranquila" dado que el Gobierno de Reino Unido "no está haciendo nada", además de que "los supermercados están vacíos y no se reponen regularmente". Dice que su situación y la de sus exámenes está en el "limbo" ya que "las universidades van a cerrar desde este viernes".

Antes de que se produjera el estado de alarma, tenía planeado ir el día 10 de abril a Madrid, de hecho tiene los billetes comprados, pero el miedo de poder contagiarse durante el viaje y pegárselo a su familia provocó que no se marchara antes del cierre de fronteras.

"Mi familia está muy preocupada y dicen que tuve que haberme ido antes. Tres miembros de mi familia son factor riesgo, mi madre por ser diabética e hipertensa; mi sobrina por tener problemas respiratorios y mi hermano por ser asmático", ha lamentado.

Asimismo, Brenda, madrileña de 25 años, se encuentra en Inglaterra como 'au pair' en una casa para prestar servicios domésticos y cuenta que allí parece que se están concienciando antes que en España y están ya comenzando a tomar medidas de seguridad. A partir del viernes se supone que entran en cuarentena y que cerrarán los colegios, parques y áreas de ocio.

"El sistema sanitario aquí no está preparado para la pandemia y ya han avisado de que mucha gente va a morir. En principio creo que sí podría regresar a España, pero personalmente considero que no es una buena elección, es una situación difícil para todos pero si las autoridades sanitarias aconsejan quedarse en casa es por algo: riesgo para el que viaja y para todo su entorno", ha apuntado.

"VOLVER A CASA DEJANDO TODO ATRÁS"

Por otro lado, Ana García y Cristina son dos estudiantes que volvieron a última hora justo antes de que se decretara el estado de alarma.

En el caso de Ana, de 23 años, doctoranda en lingüística que se dedica a enseñar inglés y español, ha vuelto hace unas horas desde Los Ángeles, California. Allí tenía una beca de asistente de español en una universidad privada mientras tomaba clases de lingüística y género.

"Aunque yo haya vuelto hace unas horas, la situación del coronavirus en el sitio donde vivía fue empeorando cada día. El campus cerró y echaron a todos los alumnos para pasarse a las clases online y solo dejaron quedarse a un pequeño porcentaje. A pesar de que a mí me dejaban quedarme he decidido volver a última hora debido a que la situación en Los Ángeles empeoraba cada vez más tenía mucho miedo de que la frontera de EEUU", ha relatado.

Según ha explicado, cada vez "había más restricciones en ambos países y la situación psicológica provocada por el encierro tan lejos y la incertidumbre se hicieron demasiado pesadas", por ello decidió comprarse unos billetes para el día siguiente y "volver a casa dejando todo atrás".

Ana tenía pensado volver el 12 de mayo, de hecho tenía el billete comprado desde hace un mes. "A día de hoy dudo que pudiera haber vuelto. Claramente, estando allí había momentos en los que me daba muchísimo miedo quedarme aislada en un país así y tan lejos de casa. En mi familia hay personas de factor de riesgo y también ha sido una de las razones por las que he vuelto a casa. Sufría mucha intranquilidad e incertidumbre, y cada vez iba a peor. Y aún así, a pesar de haber vuelto, sigo teniendo esa sensación", ha expresado.

Por su parte, Cristina, una estudiante de inglés en el sur de Inglaterra de 25 años ha señalado que la situación de excepcionalidad está tratando de vivirla 2de la mejor manera posible y más positiva".

"Creo que estamos viviendo una situación histórica que nos pone a prueba como seres humanos y como nación. Es un punto de inflexión para todos y cada uno de nosotros donde el agradecimiento a los servicios (salud, limpieza, medios de comunicación) que luchan para frenar el virus o informar sobre él, tiene una importancia extrema. Es una etapa de tristeza y gratitud", ha sostenido.

"VOLVER A ESPAÑA ES LO MEJOR QUE HE PODIDO HACER"

Al principio no quería volver a España, porque estaba en Inglaterra perfeccionando el inglés porque es muy necesario para su trabajo y no quería hacer "un parón en la experiencia". En el Reino Unido se está gestionando la crisis a través de una estrategia "muy distinta al resto de países". Muchos locales justifican su "irracional seguridad en la posición geográfica de Gran Bretaña: somos una isla, y aquí estamos mucho menos expuestos".

"Yo misma me di cuenta de que el entorno y las decisiones de Boris Jhonson me estaban confundiendo, pero al final mi familia me abrió los ojos. Volverme a España no ha sido fácil, pero es lo mejor que he podido hacer", ha defendido.

Llegó el domingo a Madrid, día antes de que el Gobierno central declarase el estado de alarma y le llamó la atención que el personal de aeropuerto y los locales "no llevasen puesto ningún material de seguridad" ni tampoco le tomasen la temperatura para viajar.

"Tuve problemas para volver, ya que había muy pocos vuelos y eran muy caros. El domingo cuando llegué al aeropuerto tuve un poco de miedo, porque todos los vuelos con Polonia habían sido cancelados", ha expuesto.

Para leer más