El parricida detenido en Boadilla no colabora con la Guardia Civil, que no ha encontrado el arma homicida en su casa

Hallado el cadáver de un hombre dentro de un coche en Boadilla
EMERGENCIAS 112 COMUNIDAD DE MADRID
Publicado 18/10/2018 11:48:11CET

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El hombre detenido por presuntamente matar a su padre en Boadilla del Monte sigue detenido en el Comandancia de Madrid en Tres Cantos pero no está colaborando con los agentes en los interrogatorios, ya que se encuentra en un estado evasión y de confusión.

Dependiendo de su finalmente confiesa o no el crimen pasará a disposición judicial hoy o a más tardar mañana viernes, cuando se cumplen las 72 horas de su arresto, han informado a Europa Press fuentes de la Benemérita.

De momento, la Guardia Civil ya tiene sobre la mesa el informe preliminar de la autopsia del Instituto Anatómico Forense, que concluye que el fallecido, Rafael V.M., lotero de Boadilla de 65 años, murió de un shock hipovolémico tras recibir varias puñaladas en el cuello y el abdomen.

Por su parte, el equipo Científico y de Homicidios registró ayer por la mañana la casa que tiene en Robledo de Chavela el hijo el detenido con él presente. No encontraron el arma del crimen. Tampoco hallaron sangre ni vestigios en la administración de lotería, cuyo negocio compartían ambos.

El parricida, Víctor V.F., de 37 años, fue detenido el martes a las 13 horas, tenía heridas en las manos y los brazos, por lo que podría haber tenido un forcejeo con el padre. Tenía discusiones económicas con su progenitor y sufre un trastorno mental que los médicos están analizando, según fuentes de la investigación.

Precisamente, los agentes se están centrando en el móvil del crimen y en las fuertes discusiones que el fallecido y supuesto asesino mantenían, según algunos testigos. Al parecer, el padre pretendía vender la administración de lotería y el hijo no quería. También quieren averiguar si el arrestado tomó algún tipo de droga, si se estaba medicando por su enfermedad mental y si sufrió un brote transitorio en el momento del crimen.

EL HALLAZGO DEL CUERPO

El cuerpo sin vida del lotero fue hallado ayer por un repartidor de publicidad, que lo vio en el coche aparcado cerca de una escuela infantil, en la calle Cazorla de Boadilla. Tenía dos heridas incisivas de arma blanca en el cuello y otras dos en el abdomen.

Los efectivos del Summ-112 que se desplazaron a la zona solo pudieron confirmar el fallecimiento, dado que el varón llevaba varias horas fallecido y no fue posible ninguna maniobra de reanimación cardiopulmonar.

Fuentes de la Guardia Civil informaron de que su mujer había presentado en la noche del lunes en la comisaría de Policía Nacional del madrileño barrio de Ventas una denuncia sobre su desaparición.