Patrullas fijas, a pie o a caballo, reforzarán la seguridad hasta después de Navidad en Pradolongo, Marconi o Caño Roto

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con Policía Municipal
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Actualizado 05/11/2018 12:13:00 CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Patrullas fijas de cuatro y dos ruedas --no atenderán llamadas de la emisora sino que se centrarán en el patrullaje--, a pie o a caballo, refuerzan desde este lunes la seguridad, objetiva y subjetiva, de barrios de cuatro distritos como Pradolongo (Usera), Marconi y barrio de San Cristóbal (Villaverde), San Isidro con General Ricardos y Vista Alegre (Carabanchel) o Caño Roto y Lucero (Latina). Lo harán hasta después de las Navidades.

 

Posteriormente se evaluarán los datos, barrio por barrio, para determinar en qué barrios es necesario contar con ese refuerzo, ha explicado este lunes en rueda de prensa el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, acompañado por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el concejal-presidente de Villaverde, Guillermo Zapata, distrito donde se ha presentado la iniciativa.

 

Este refuerzo ya arrancó el pasado septiembre en el casco histórico y San Diego en Puente de Vallecas. El refuerzo ha sido programado mediante reuniones mantenidas entre el tejido asociativo y vecinal, liderado por la FRAVM, y los intententes policiales de los distritos. Desde la Policía Municipal han destacado que lo que se ha hecho es una reorganización de los recursos ya existentes.

 

Los dispositivos especiales de apoyo a la vigilancia, la seguridad y la convivencia que se ponen en marcha se planean después de identificar problemáticas en un nutrido proceso de escucha del tejido ciudadano, en palabras de Zapata, y con la intención de "mejorar la seguridad y la convivencia en los barrios en los que se aplica para que dentro de tres meses aproximadamente se evalúen los resultados obtenidos", ha expuesto la alcaldesa.

 

Carmena ha apuntado que "la presencia de agentes en la calle es fundamental" y que las sanciones no se imponen para hacer caja sino "para modificar conductas". Es el caso de las más de 600 personas que han sustituido las multas por trabajos de limpieza.

 

Los aspectos de seguridad ciudadana en los que los dispositivos pondrán una mayor atención se focalizan en robos, agresiones, reyertas y amenazas; tráfico y consumo de estupefacientes en vía pública; violencia de género y publicidad vejatoria; sustracción de vehículos; ocupación de viviendas para la comisión de delitos contra la salud pública; y seguridad vial.

 

En lo que se refiere a problemáticas que puedan generar problemas de convivencia, los y las agentes trabajarán en la prevención de acumulación de residuos, uso inadecuado de la vía pública y zonas verdes, consumo de alcohol en vía pública, daños y vandalismo en el mobiliario urbano, venta ambulante no autorizada, ruido y ocio nocturno y animales domésticos y potencialmente peligrosos.

 

"Abordar los problemas de los distritos precisa conocer la demanda ciudadana, recoger los resultados y analizarlos para comprobar la eficacia y eficiencia de la gestión de los recursos, diagnosticar y definir las medidas de refuerzo más adecuadas en cada uno de las zonas o barrios que presenten necesidades específicas", ha señalado Javier Barbero.