Podemos Alcalá abre las puertas de su nueva sede en la Plaza de la Juventud

Ramón Espinar
PODEMOS
Publicado 16/09/2018 16:48:31CET

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

Podemos Alcalá ha abierto las puertas de su nueva sede en la Plaza de la Juventud, un nuevo espacio abierto para construir el futuro político y social que Alcalá necesita y ofrecer alternativas sociales.

Así lo manifestó ayer Teresa López, secretaria general en Alcalá, durante el acto de inauguración al que asistió el secretario general de Podemos en Madrid, Ramón Espinar; la diputada regional María Espinosa; la secretaria de Coordinación de Áreas de Podemos en la región, Carolina Alonso; y el Secretario de Organización Autonómica del partido, Fran Casamayor, entre otros.

En su intervención, Espinosa ha destacado "la importancia de las fuerzas del cambio" que, a su juicio, "han sido un dique de contención para los poderosos y que ahora tienen que pensar en ganar todas las alcaldías y la Comunidad de Madrid con toda nuestra ilusión y apoyo".

También ha felicitado a Alcalá por haber hecho todo lo posible para abrir las puertas de una nueva sede de Podemos en la región. Sus palabras también han servido para reivindicar el papel del partido, no sólo en el ámbito local o regional, sino también en el conjunto del Estado.

Espinar ha defendido "el importantísimo" valor de las diputadas y diputados de Podemos en el Congreso, y ha resaltado sus decisivas aportaciones que están "marcando buena parte de la agenda política y social del nuevo Gobierno de la nación".

"Es fundamental que expliquemos que hay un efecto Podemos cada vez que el PSOE toma medidas. Que obligamos al Gobierno a que tome medidas en favor de las mayorías sociales", ha señalado.

"En este año debemos marcar la agenda al PSOE, nuestros votos tienen un precio alto: los presupuestos generales del Estado, los recortes en sanidad, la bajada de impuestos a los pobres y la subida a los ricos" son objetivos irrenunciables", ha dicho.

Volviendo su mirada a la Comunidad de Madrid, ha hablado de la necesidad de "reconquistar los espacios metropolitanos con sus cinturones industriales, que si un día fueron identificados como el 'cinturón rojo' ahora deben ser reconvertidos en el cinturón morado de Madrid".