El primer debate entre candidatos al Ayuntamiento discurre 'limpio', propositivo y con Carmena centrando reproches

Debate entre los candidatos de los principales partidos políticos a la Alcaldía de Madrid
Ricardo Rubio - Europa Press
Publicado 06/05/2019 16:48:09CET

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

Los principales candidatos al Ayuntamiento de Madrid han protagonizado este lunes el primer debate a seis (Más Madrid, PP, Ciudadanos, PSOE, Vox y Madrid en Pie Municipalista) que ha discurrido con 'guante blanco', donde han primado las propuestas de gestión frente a la discusión ideológica y en el que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha centrado los principales reproches de la mayoría de sus rivales.

Este primer debate a seis, organizado por el grupo Prisa para la Cadena Ser y el diario El País, ha durado alrededor de hora y media y se ha centrado en diversos bloques donde los aspirantes al Consistorio han aprovechado para desgranar algunas de sus principales medidas en materia de movilidad, urbanismo, vivienda o política tributaria.

La candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, y la alcaldesa y cabeza de lista de Más Madrid, Manuela Carmena, han sido las que más tiempo han intervenido mientras que el socialista Pepu Hernández ha sido el aspirante que menos tiempo ha consumido en sus diferentes intervenciones.

Todos ellos han preferido desgranar sus propuestas electorales y ello ha contribuido a que su desarrollo haya sido 'limpio' con escasa 'bronca', aunque también ha habido algún 'rifirrafe' como el protagonizado por la regidora y el candidato de Vox, Javier Ortega Smith, cuando desgranaban sus posiciones en materia cultural.

Ortega Smith había criticado que el apoyo a este sector no podía ser un lugar para destinar subvenciones a colectivos afines y que esta actividad se veía empañada por la gestión municipal mientras la alcaldesa defendía que Madrid era "un gran polo" de atracción en esta materia. Cuando el aspirante de Vox intentaba rebatir esa afirmación, Carmena le ha pedido encarecidamente que no cortara su exposición. "Perdona, no me interrumpas", le ha lanzado.

Ha sido precisamente Carmena quien ha centrado las críticas de la formación de Santiago Abascal, que define a Más Madrid como "izquierda sectaria", y también del candidato del PP, José Luis Martínez Almeida, y su homóloga en Cs Villacís, quienes le han afeado diversos incumplimientos en materia de gestión, como es la vivienda (en concreto que se siguen produciendo desahucios frente a lo prometido por la regidora) y la limpieza.

Ante estos reproches, la alcaldesa ha recriminado que se hablara de "desastre" y "caos" cuando, por ejemplo, Vox aludía a la okupación de viviendas, al indicar con ironía que mostraban una imagen irreal de la ciudad, en la que "te bajas un momento a hacer un recado y te okupan la casa".

El candidato socialista, Pepu Hernández, ha señalado por su parte que la gestión de la alcaldesa no ha logrado solventar el problema de la vivienda y ha defendido que hay que mejorar la operación Chamartín y Madrid Central.

La política de pactos ha marcado el debate en su fase final, con Más Madrid y PSOE mostrándose partidarios de una alianza de izquierdas mientras que PP y Vox se abrían al pacto para desbancar de Cibeles a la izquierda "radical" y "sectaria".

Sin embargo, el mayor peso dialéctico ha estado centrado en avanzar las medidas de su programa electoral, con vivienda, urbanismo e impuestos como focos destacados de las distintas opciones políticas que concurren a la capital. Uno de los que ha aprovechado este debate para desgranar parte de su programa ha sido Vox, que no se había prodigado apenas en este sentido.

También ha habido anécdotas como la protagonizada por el candidato de Madrid en Pie Municipalista, que ha acudido al debate con un pin de 'gaysper', un ícono fomentado por Vox para aludir al "fantasma" de la ideología LGTBi o cuando a los candidatos se les ha preguntado por el valor de un piso ofertado en alquiler en un portal inmobiliario para ilustrar el alza del precio en el mercado inmobiliario, a lo que Carmena ha rehusado inicialmente fijar una renta porque "no le interesaba" las condiciones ofertadas.

Otra de las curiosidades del debate ha sido una pregunta directa a cada candidato sobre el IBI que pagaban por sus respectivos inmuebles y donde el edil Sánchez Mato ha apuntado que es el que menos pagaba de la terna de candidatos. "Es lo que tiene ser pobre", ha trasladado con humor.

Contador