S.El redoble de un tambor acompañará al Cristo de la Vida Eterna en la procesión de San José de Madrid

Publicado 18/04/2014 12:14:35CET
Santo Entierro
EUROPA PRESS

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Por primera vez en su historia, el redoble de un tambor romperá este año el silencio sepulcral que se vivirá en la Iglesia de la Santa Cruz de Madrid desde que salga la imagen del Cristo de la Vida Eterna de la capilla a hombros de la Cofradía de San José hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se montará el paso sobre una carroza dorada.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el hermano mayor de la cofradía de San José, Francisco Galiana, ha anunciado que la "única novedad" que tendrá este paso será el repique de un tambor que seguirá la imagen del cristo yacente en su salida a hombros de la iglesia y a su vuelta. "Cuando sale el Cristo la gente tiene un silencio total hasta el Ministerio. Con este sonido intentaremos romper el silencio", ha apuntado.

Galiana ha relatado que la Cofradía data desde el Siglo XVI, cuando fue fundada por los "matafuegos, los bomberos de hoy en día, que antes eran también carpinteros y ebanistas", que vivían en las afueras de la ciudad, encargados de construir las casas y apagar los fuegos. Hoy ya no queda ninguna profesión de este tipo entre las 80 personas que forman esta cofradía.

"A base de mucho esfuerzo", la Cofradía ha conseguido mantenerse en pié a pesar de que muchas de sus figuras se destruyeron durante la guerra. Pudieron reconstruirlas a mediados del Siglo XX y comenzar a salir de nuevo de procesión. "Desde entonces ya estamos saliendo todos los años", ha señalado.

La Cofradía saca en Semana Santa tres figuras: el lignum crucis, que "simboliza un trozo de la cruz donde falleció Cristo", compuesto de una cruz dorada y en su centro una esquila de madera; el Cristo de la Vida Eterna, una talla de Jacinto Higueras y la Virgen de la Paz.

La imagen del cristo yacente junto con la de María Santísima de la Paz sale a las 20.30 horas de la iglesia de la Santa Cruz --ubicada en la calle de Atocha, 6-- tras un "besapiés" al Cristo de la Vida Eterna que comienza sobre las 19.30 horas, una vez ha salido del centro eclesiástico la procesión de los Siete Dolores.