La sensibilización de los chicos contra la violencia de género pasa del 5% al 35% con intervención

Publicado 24/11/2019 11:29:45CET
Violencia de género.
Violencia de género. - EUROPA PRESS

La Fundación Luz Casanova trabaja con grupos de chicos ante la inquietud de adolescentes víctimas: "yo salgo de una relación tóxica y violenta pero él sigue ejerciéndola con otras chicas"

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Luz Casanova ha puesto en marcha tres grupos de intervención en la prevención de la violencia de género formados por chicos en distintas zonas socialmente vulnerables de la Comunidad de Madrid, con entre 10 y 12 participantes cada uno, cuyo resultado ha sido un aumento de la sensibilización, que ha pasado de un 5 por ciento a un 35 por ciento.

Desde el año 2016, la Fundación Luz Casanova ofrece un recurso pionero dirigido al colectivo adolescente, con edades comprendidas entre 14 y 21 años, para la atención y prevención de la violencia de género entre los más jóvenes, el cual en un primer momento se centró en las chicas que pudieran estar sufriendo violencia de género.

Precisamente, una de las conclusiones que se extrajeron de esa experiencia fue la necesidad de desarrollar una "intervención dual", incluyendo también a los chicos, a raíz de las inquietudes manifestadas por las jóvenes que habían sido atendidas: "yo salgo de una relación tóxica y violenta pero él sigue ejerciéndola con otras chicas".

Así, en 2018 la Fundación Luz Casanova apostó por crear un servicio específico para los chicos adolescentes en la citada horquilla de edad que pudieran estar ejerciendo violencia en sus respectivas relaciones o bien que por su situación sociopersonal tuvieran una "alta potencialidad de ejercerla".

Ambos recursos cuentan con dos tipos de intervención, una individual y otra grupal, y su duración se plantea a lo largo de todo el año. Además de los tres grupos de chicos formados hasta noviembre de 2019, se ha atendido de forma individual a más de 10 usuarios que ya habían ejercido violencia o discriminación hacia las mujeres con las que se relacionaban. Por la otra parte, desde 2016 se han configurado dos grupos de chicas cada año y atendido a cerca de 150.

Con una metodología multidisplinar que combina la atención psicológica con la formación educativa y social y que ofrece, además, espacios confidenciales de trabajo continuado con dinámicas novedosas, la Fundación califica sus resultados de "alentadores".

Según datos facilitados a Europa Press, un 35 por ciento de los chicos consiguen sensibilizarse en la Igualdad y la No violencia cuando al principio solo lo hacían un 5 por ciento.

Las mismas fuentes han señalado que tras tres años de trabajo las agresiones descienden de un 40 por ciento a un 20 por ciento entre pares, mientras que un 40 por ciento incorpora nuevas formas de relacionarse afectiva y sexualmente aunque tengan contradicciones sobre la igualdad y la violencia de género.

Además, un 75 por ciento de las adolescentes logran salir de las relaciones violentas y tóxicas previas a la atención y un 90 por ciento mejora considerablemente su bienestar personal a través de la incorporación de formulas de autocuidado, empoderamiento y refuerzo de autoestima.

Aparte, el 55 por ciento de los chicos y chicas atendidas mejoran notablemente su rendimiento escolar y capacidad de concentración, así como sus habilidades sociales.

MUJERES MAYORES EN SITUACIÓN DE VIOLENCIA

Por otro lado, la Fundación Luz Casanova ha puesto en marcha el Programa de sensibilización, formación a profesionales y atención a mujeres mayores en situación de violencia de género en la Comunidad de Madrid.

Esta iniciativa aborda una de las problemáticas de la violencia de género más invisibilizada, como es la violencia en mujeres mayores de 60 años, un colectivo especialmente vulnerable no solo por la edad sino también porque la duración del maltrato ha causado daños profundos, explican desde la Fundación Luz Casanova.

En este sentido, detallan que estas mujeres han desarrollado "sentimientos de indefensión, incapacidad e impotencia que les dificultan plantearse alternativas a su situación", y que, en muchas ocasiones, su rol como cuidadoras y la dependencia económica hacen que les sea más difícil tomar decisiones, a lo que hay que añadir las resistencias al cambio propias de la edad.

En ocasiones, se encuentran también con el rechazo de su entorno más próximo, señalan desde la Fundación, que identifica como otra de las dificultades de las mujeres mayores encontrar espacios donde poder hablar de sus preocupaciones y de sus problemas sin ser juzgadas.

El proyecto tiene dos líneas de trabajo, una enfocada hacia la sensibilización y detección de violencia de género en mujeres mayores y otra centrada en la atención a mujeres mayores en situación de violencia de género.

En 2019, se ha ampliado la atención a mujeres mayores en situación de violencia de género en municipios medianos y de entorno rural de la Comunidad de Madrid, y se ha puesto en marcha la exposición de fotografía itinerante 'Mírame, soy visible', que actualmente se puede ver en Torrelodones y Arganda del Rey.

Contador

Para leer más