Soto se marca como reto que se produzca más innovación dentro de las instituciones públicas en la próxima legislatura

Publicado 31/03/2019 15:53:25CET
Soto se marca como reto que se produzca más innovación dentro de las institucion
EUROPA PRESS

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto en el Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, se ha marcado como reto conseguir que se produzca más innovación dentro de las instituciones públicas de cara a la próxima legislatura.

"El reto es sobretodo conseguir que el espacio público de innovación, que deben ser las instituciones, estén a la altura de la sociedad civil", ha explicado a Europa Press mientras asistía a la 'Conferencia de Política Pública Europea 2019' sobre tecnologías, organizada por estudiantes de Políticas Públicas de diferentes partes del mundo, que ha tenido lugar este fin de semana en Madrid.

"Prácticamente no se están produciendo innovaciones dentro de las instituciones públicas, se ha dejado la mayor parte en los espacios privados", ha observado el concejal y ha observado que en la inversión privada, "enfocan la innovación, como es legítimo, en la búsqueda de un interés comercial y no necesariamente de un avance o fin social".

Asimismo, ha señalado el auge que está habiendo actualmente acerca de las ciudades inteligentes, en inglés 'Smart Cities', que ha calificado de "hype" y "gran moda".

"Sin embargo, se ha dejado la innovación en estas materias fuera de las instituciones públicas y eso ha producido un gran número de innovaciones sin perspectiva social ni repercusión directa en conseguir una sociedad más democrática y menos desigual", ha concluido.

'DECIDE MADRID', TECNOLOGÍAS PARA LA DEMOCRACIA

En la conferencia, Soto ha dado una ponencia a los cincuenta estudiantes internacionales sobre la plataforma de participación ciudadana 'Decide Madrid', en el que la tecnología y el internet han tenido un papel relevante.

"Si hace tres años y medio me hubieran dicho que después de lanzar 'Decide Madrid' se iba a implementar en cien ciudades del mundo y que lo estarían estudiando en Harvard, en el Mit o en el centro Jefferson, hubiera sido impensable", ha explicado el delegado de Participación Ciudadana, referente al interés y dimensión internacional de esta práctica de participación ciudadana.

"'Decide Madrid' no es una tecnología de cohetes espaciales, sino que son tecnologías ya preexistentes que se ha combinado de una manera muy evidente para buscar un objetivo de profundización democrática y permitir que la ciudadanía participen en los procesos de toma de decisiones públicas", ha expuesto.

"Lo que hemos hecho en Madrid no es diseñar una gran herramienta tecnológica sino tener la idea de cómo podía a través de la tecnología democratizarse una institución y eso es lo que ha generado en todo el mundo mucha atención", ha observado y también ha aprovechado para mencionar a Nueva York como ciudad que se ha basado en la plataforma madrileña para poner en práctica una herramienta parecida.

TECNOLOGÍAS Y DERECHOS HUMANOS A DEBATE

En el acto se ha desarrollado un debate en el que junto a Pablo Soto, también han participado la arquitecta y asesora del Ayuntamiento de Madrid, Raquel del Río, y el profesor de Políticas Públicas de la Central European University especializado en Tecnología y Derechos Humanos, Cameran Ashraf.

A lo largo del debate, los estudiantes han planteado temas de discusión como la frontera entre la libertad de expresión y la limitación del acoso y el discurso del odio, las ventajas del internet y las nuevas tecnologías para la movilización, empoderamiento y autoorganización de la sociedad así como el riesgo de que se conviertan en un poder de control para los gobiernos.

"Soy optimista en cuanto a la reducción casi total de la desigualdad del acceso a las tecnologías, en Madrid el 98 por ciento de la población tiene acceso a un smartphone", ha explicado Soto. "Es una dinámica que se viene produciendo desde hace tiempo, internet es cada vez más universal e imparable".

Sin embargo, Soto se ha mostrado pesimista en "el dilema" en que se ven los gobiernos de "si permiten que internet sea una herramienta potente de empoderamiento ciudadano, como un potencial emancipador de sociedades más libres o si, en cambio, les atrae tanto la capacidad de control, ganar las elecciones solo con un mal uso de las tecnologías, que convierten el internet en una herramienta de opresión que hubieran soñado la Stasi o la Gestapo".

En esta línea, Soto ha defendido que internet "no es patrimonio de los poderes" sino que forma parte del patrimonio de "las miles y miles de personas que lo utilizan cada día".