3 de junio de 2020
 
Publicado 03/04/2020 18:47:36 +02:00CET

Un total de 3.383 usuarios de residencias madrileñas han muerto desde el inicio de la crisis

Llegada del camión de la Unidad Militar de Emergencias (UME) a las inmediaciones de la residencia de ancianos Adolfo Suárez donde los efectivos llevarán a cabo tareas de desinfección para evitar la propagación del coronavirus en los centros de mayores .
Llegada del camión de la Unidad Militar de Emergencias (UME) a las inmediaciones de la residencia de ancianos Adolfo Suárez donde los efectivos llevarán a cabo tareas de desinfección para evitar la propagación del coronavirus en los centros de mayores . - Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un total de 3.383 ancianos han fallecido en el conjunto de las residencias de toda la Comunidad de Madrid desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus hasta ayer jueves, según datos oficiales a los que ha tenido acceso Europa Press.

De ellos, 627 fallecieron en hospitales y el resto en las residencias. Hasta el inicio de la crisis vivían en los 465 geriátricos madrileños de toda titularidad unos 52.000 ancianos, por lo que habrían muerto estas últimas semanas el 6,5 por ciento del total.

El último dato oficial conocido sobre el total de defunciones por todos los motivos de internos en residencias fue el facilitado la semana pasada por la Consejería de Políticas Sociales, que señalaba que hasta el día 25 de marzo incluido habían muerto 1.065 residentes.

Al día siguiente ya había alrededor de 1.150, pero los decesos se han multiplicado en los últimos días, coincidiendo con el pico de contagios por Covid-19. Así, el 28 de marzo se contabilizaban 1.841 fallecidos y el día 31 un total de 3.055.

Así hasta llegar a los 3.383 hasta ayer. Es decir, en los últimos siete días han muerto más de 2.200 usuarios de residencias madrileñas por diversos motivos, cuando para hacernos una idea en todo el mes de marzo del año pasado fallecieron alrededor de un millar de ancianos en los geriátricos de la región.

PLAN DE CHOQUE ACTIVADO LA SEMANA PASADA

Precisamente la semana pasada la Comunidad de Madrid activó un plan de choque para afrontar el impacto del coronavirus en estos centros residenciales, donde precisamente se concentra población vulnerable ante el Covid-19.

Ese plan sitúa a la Consejería de Sanidad como mando único para llevar a cabo las actuaciones sanitarias en estos centros que incluye el despliegue de los Bomberos de la Comunidad de Madrid y personal de Protección Civil en una serie de actuaciones para las que contarán con la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Así, Sanidad tomaba el control de las residencias en coordinación con el departamento de Políticas Sociales de Alberto Reyero, con la implicación también de la Consejería de Interior.

Entre las medidas a desplegar, destacan el traslado de pacientes sin patologías y que no estén infectados, a hoteles cercanos o, dependiendo del criterio de los familiares, a su domicilio particular: los responsables de la Consejería de Políticas Sociales contactarán con los familiares para que opten con la opción preferida en cada caso.

También se pauta la colaboración estrecha del Ayuntamiento de Madrid, que pone a disposición del Gobierno regional sus servicios tanto del Samur-Protección Civil como de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, para las residencias situadas en la capital.

Otro punto contemplado dentro de dicho plan es la reagrupación de ancianos con síntomas de coronavirus de residencias públicas y privadas en determinados centros específicos de la región.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sostuvo ayer que alrededor de 3.000 mayores han fallecido en las residencias de la autonomía desde que comenzó la crisis del coronavirus, aunque ha precisado que es "muy difícil" saber si estas muertes se deben directamente a la pandemia.

INTERVENCIÓN EN RESIDENCIAS

La Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad ha designado a personal funcionario de la Dirección de Atención al Mayor y la Dependencia y de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) para intervenir en la dirección de las residencias de Santa Teresa de Jornet (Madrid), La Purísima Concepción (Madrid), Geriatel Rivas (Rivas), Orpea Santo Domingo (Algete), y la Residencia de Usera (Madrid), cuya situación consideran como "crítica".

Estos centros se suman a los ocho ya asumidos hace unos días por la Consejería de Políticas Sociales: Vitalia Home Leganés, Domus Vi Espartales, Isabel la Católica de Madrid, Casaquinta de Ciempozuelos, Fundación Reina Sofía Alzheimer de Madrid, Monte Hermoso de Madrid, Santísima Virgen y San Celedonio de Madrid y Sergesa Boadilla.

Para leer más