Un 'tour' de CCOO pone en evidencia el retraso de obras en nuevos centros y la supresión de aulas al inicio del curso

Publicado 06/09/2018 15:49:55CET
Situación del colegio Andrea Casamayor de Paracuellos al inicio de curso 2018/19
EUROPA PRESS

La Comunidad sigue los pasos del autobús y anuncia segunda línea de Infantil en CEIP Uruguay y 600 plazas en el Averroes

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

CC.OO. ha puesto en marcha este viernes un autobús que ha realizado un primer 'tour' por varios colegios de la región para comprobar el retraso de las obras en muchos centros y la falta de escolarización de alumnos derivada de la supresión de líneas educativas al inicio de este curso 2018/2019.

La primera parada ha sido el CEIP República de Uruguay de Madrid, en cuyas puertas se agolpaba a primera hora de la mañana una treintena de personas, la mayoría inmigrantes, para conseguir una plaza para sus hijos cuando mañana viernes comienzan las clases de Infantil y Primaria.

La secretaria de Educación del sindicato en Madrid, Isabel Galvín, ha criticado que la situación es "desesperada" para estas familias, ya derivada de la supresión de un aula de Infantil. "El consejero se comprometió a reabrir el aula si había alumnos, y ya se han apuntado 13. Pero desde entonces no ha respondido ni nadie ha cogido el teléfono a la directora del centro. Mientras, han abierto un aula en el cercano colegio privado de San Viator con solo 7 alumnos. Estamos aconteciendo a un proceso claro de privatización de la Educación madrileña. Si no abren la línea iremos a los tribunales", ha denunciado.

No será necesario. Precisamente después de la visita, el consejero de Educación, Rafael Van Grieken, ha anunciado que pondrían en marcha hoy mismo la segunda línea en el Uruguay. No obstante, la presidenta del AMPA, Marisa Zorro, ha señalado que la Comunidad ha cerrado en el último curso 24 líneas de Infantil solo en la capital.

Además, ha tachado de "caótico" el Servicio de Atención a la Educación de la Consejería. "Solo trabaja un funcionario para toda esta zona y las familias que se han quedado sin plazas llevan esperando tres días para nada. Les dicen que vayan centro a centro a preguntar si queda alguna plaza y luego les vuelven a mandar aquí. Al final se ven abocados a ver a la privada", ha afirmado.

La segunda parada del autobús de CCOO ha sido el colegio Averroes de Arroyomolinos, uno de los muchos centros de construcción por fases cuyas obras llevan un año de retraso debido a que la constructora adjudicataria abandonó la obra --algo que ha ocurrido en otros centros-- y todavía no están finalizadas del todo cuando mañana comienzan las clases. De hecho, está lleno de sacos de obras, grúas trabajando, terraplenes, material de obras y otros elementos de construcción en el entorno del CEIP.

Uno de los padres, Fernando Rodríguez, ha contado a los medios que todo está "lleno de sacos, agujeros y pendientes de dos metros en el patio". "El centro por dentro está bien pero hemos tenido dos años a los niños en un colegio concertado con el problema que ello supone. Ahora, estamos con la incertidumbre de un colegio sin terminar, en el que los niños tendrán que convivir con obras, radiales, polvo y ruido. Aquí mi hija se puede caer y eso sería una desgracia", ha aseverado.

Minutos después de la visita del autobús ha llegado al colegio el consejero, que ha subrayado que la Comunidad ha invertido 8,3 millones de euros para la construcción de este colegio, que supondrá la creación de 600 plazas educativas. Así, en el futuro contará con 12 aulas de Educación Infantil, 12 de Educación Primaria, aulas de desdoble, sala de usos múltiples, comedor, pista deportiva y gimnasio.

"La construcción de este colegio es una de las muchas muestras del Gobierno regional por mejorar y potenciar la enseñanza pública, creando nuevas plazas para los alumnos, respondiendo a las necesidades de escolarización de los diferentes municipios", ha asegurado.

SIN PUERTAS NI VENTANAS EN UN COLEGIO DE PARACUELLOS

En peor situación se encuentra el colegio Andrea Casamayor de Paracuellos del Jarama, un colegio en la primera fase de construcción que también tenía que haber estado listo el curso pasado. A un día de la apertura, la grúas y camiones no paran de trabajar, al igual que los obreros, que se encargan de pintar y habilitar puertas y cristales a las cuatro aulas para niños de 3, 4 y 5 años.

"Es un desastre. No han puesto ni el nombre del centro. El patio o el comedor no están todavía acabados, por lo que los niños tendrán que comer en los pupitres. Hay desniveles, bombonas de butano y no hay medidas de seguridad para que los niños no se caigan. Ahora mismo no está acondicionado. Se supone que después de acabarlo tienen que hacer una limpieza exhaustiva y se van a encontrar con aulas con tornillos, sin ventanas y sin puertas", ha descrito la presidenta del AMPA, Bárbara García.

También se ha quejado de que al profesorado tampoco se le ha permitido pisar el centro, por lo que no han podido planificar las clases ni el material que darán a sus hijos. Debido a esta situación, muchos padres no llevarán mañana a sus hijos al colegio por "seguridad". "Yo preguntaría al consejero si dejaría dentro a sus hijos", ha resumido García. CC.OO. mandará mañana a sus técnicos de riesgos laborales al colegio para que examinen su situación.

MÁS DE 12.000 NIÑOS AFECTADOS

La secretaria de Educación de CCOO de Madrid ha cifrado entre 12.000 y 15.000 los niños que comenzarán este curso entre obras, desmintiendo la cifra de 800 facilitada por la Comunidad. "No queremos entrar en la guerra de cifras porque el derecho a la educación no se cuantifica, es un derecho que tienen que recibir todos los españoles, según la Constitución", ha apuntado.

Así, ha asegurado que la construcción por fases es "inaudita" porque algunos colegios alcanzan hasta 5 fases, por lo que hay alumnos que pasen todo un periodo escolar entre obras. "En muchos centros empiezan las clases sin zonas comunes, patios, comedores, biblioteca, salas de música, conculcando el derecho de todos los alumnos a contar con una Educación completa. Hemos constatado casos, como el colegio Cervantes, que daba clases en los pasillos tapando las salidas de emergencia", ha destacado.

Por todo ello, la sindicalista y profesora ha anunciado que denunciarán caso a caso en los tribunales los incumplimientos de todas las obras de colegios por fases. La Federación de Enseñanza de CC.OO. de Madrid ha elaborado un completo informe de la situación de 80 colegios públicos en la región prometidos y sin edificar, con retrasos en las obras, subsanaciones desfavorables, amianto, con cambios de planificación, defectos, falta de instalaciones, etcétera.

Galvín también ha hablado de la masificación en las aulas y ha cifrado en un 30 por ciento las que superan los ratios legales. "Hay una alta tasa de demanda y la Comunidad no la ha recogido", dice. El sindicato ha preparado también un informe sobre la escolarización del curso pasado, en el que revelan varios casos en el que se superan.

"No se han reabierto las aulas cerradas en la crisis. Si hemos salido de la crisis económica, también tenemos que salir de ella en la Educación, por lo que pedimos un plan de acción de nuevos colegios, revertir los recortes y tener plantillas de profesores completas", ha solicitado.

De hecho, según sus datos y a pesar de la contratación de 800 nuevos profesores para este curso, han calculado que faltan 3.311 profesores por incorporarse respecto al año pasado. "Los directores están asustados. Nos dicen que en algunos centros arrancan el curso sin 15 docentes, pero ninguno quiere denunciarlo públicamente porque reciben presiones", ha señalado la portavoz sindical.

En ese punto, ha recordado que hace unos meses firmaron un acuerdo sectorial con la Comunidad de Madrid pero que desde el caso del máster de Cristina Cifuentes ha habido "una parálisis rara, porque no se están cumpliendo los compromisos y habrá un retraso de la subida retributiva de 9 meses". "Somos el profesorado peor pagado de España siendo la región más rica. Es incomprensible", ha concluido Galvín.

Para leer más