UGT Madrid lanza una campaña contra la precariedad laboral bajo el lema "Jóvenes si, gilipollas no"

Actualizado 11/11/2009 15:59:34 CET

Piden mejorar las condiciones de los becarios, estableciendo medidas contra el abuso y propiciando su verdadera inserción profesional

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT lanzó hoy en Madrid la campaña "Jóvenes si, gilipollas no" contra la precariedad laboral, que culminará en una manifestación el próximo 12 de diciembre a las 12 horas en la capital bajo el lema "El trabajo es lo primero, por el diálogo social, que no se aprovechen".

La campaña elaborada por el Departamento de Juventud de UGT Madrid recoge un ranking de "abusos laborales a jóvenes más graves de 2009", donde se señalan diez situaciones que consideran injustas: "Me despiden porque sí", "Me hacen otro contrato con otro periodo de prueba para la misma empresa y mismo puesto de trabajo", "Como soy joven, ni categoría, ni salario, aunque hago idéntico trabajo que los demás", "Acaba el mes y no me pagan el salario y otras retribuciones", "Llevo toda mi vida laboral con contrato por obra y servicio. Nunca seré fijo", etc...

Para luchar contra esta situación UGT-Madrid exige la puesta en marcha de políticas activas de empleo que favorezcan el relanzamiento de la economía regional. "El paquete de medidas liberalizadoras aprobabas por el último Consejo de Gobierno, lejos de favorecer el dinamismo empresarial, solamente conseguirán hundir más a la sociedad madrileña en el marasmo del mismo modelo productivo que ha resultado totalmente ineficiente para resistir los embates de la crisis", mantienen desde el sindicato.

"La solución no pasa por continuar acríticamente con fórmulas manidas. Esta mentalidad conservadora y añeja ha contribuido enormemente a dejar a Madrid varado en la cuneta del modelo franquista de crecimiento", plantea UGT.

A juicio del sindicato, el nuevo modelo productivo que deben propiciar las Administraciones Públicas, y principalmente el Gobierno Regional, ha de basarse en empresas de base tecnológica que creen empleos de calidad, y que exigen una adecuada formación de los trabajadores y la innovación debe ser también eje central de ese nuevo modelo.

Por ello, los trabajadores jóvenes pueden ser el motor del cambio de cultura necesario para afrontar los retos que supone este nuevo modelo. Con este objetivo, propone diez medidas que ayuden a paliar su situación actual y a mejorar su preparación de cara al futuro, tales como el fomento y dignificación de la Formación Profesional; el fomento de las políticas activas de empleo, especialmente aquellas en las que más necesitan los trabajadores jóvenes, como los servicios de orientación e inserción profesional, los Talleres de empleo y casas de oficios y el fomento de la participación en estudios medios y Universitarios.

En el puesto de trabajo, abogan por mejorar las condiciones de los becarios, estableciendo medidas contra el abuso y la explotación de esta figura, así como propiciando su verdadera inserción profesional. Además reclaman el reconocimiento de la formación y cualificación real de los trabajadores jóvenes en el acceso y desempeño del puesto de trabajo: en salarios, categoría, evitando la sobre-cualificación y precarización.

Quieren, además, más contratos formativos y de relevo, en condiciones no discriminatorias por razón de su edad, y como medida para la inserción laboral de trabajadores jóvenes, orientados a su posterior contratación indefinida.

El sindicato también demanda mayor vigilancia especial a las condiciones de trabajo de los jóvenes por parte de las administraciones laborales, propiciando que no sufran discriminación en jornadas, horarios, vacaciones, horas extraordinarias, etc. Facilitando la conciliación de su vida laboral y personal.

Otra posibilidad, apuntan, es fomentar la contratación indefinida como medida de mejora de la precariedad laboral, en general, y de los jóvenes especialmente. Para ello, reclaman que se prime en los baremos de los concursos de contratación pública a aquéllas empresas con menores índices de temporalidad.

Asimismo, UGT aboga por potenciar estudios a través del Observatorio regional de empleo y formación, que analicen la situación laboral de los jóvenes madrileños y permitan la elaboración posterior de programas y medidas específicas, y la creación de un Observatorio de la juventud madrileña, como órgano de participación y estudio de la problemática específica de nuestros jóvenes, no sólo en el empleo, sino también en otros campos de importancia como la emancipación, la cultura, la educación, la movilidad y la vivienda.