Actualizado 17/10/2012 22:43 CET

UGT señala que la crisis ha cambiado el perfil de los beneficiarios de la RMI

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

UGT Madrid ha constatado que la crisis ha cambiado el perfil de los beneficiarios de la Renta Mínima de Inserción (RMI), ya que mientras antes esta ayuda la percibía gente que tenía un perfil difícil para encontrar empleo, "ahora ha entrado capa de población que ha perdido el trabajo y necesita ayuda para volver a encontrarlo y salir a flote", según ha informado este miércoles en un comunicado.

Según los datos de UGT Madrid, un 71,74 por ciento de los beneficiarios de la RMI está en el paro, de los cuales un 59,34 por ciento perdió su empleo y un 12,40 por ciento está en busca del primer empleo. Entre los varones hay mayor proporción de parados, un 82,87 por ciento, mientras entre las mujeres este porcentaje se reduce al 64,71 por ciento.

Las mujeres constituyen el perfil mayoritario entre los beneficiarios, un 60,34 por ciento del total de los 52.300 perceptores en 2011, de los cuales 32.000 son mujeres, ha señalado el sindicato.

En lo que respecta a la edad, un 63,11 por ciento de los beneficiarios de la RMI es menor de 45 años y la edad media se sitúa en torno a los 42. Las mujeres conforman el grupo más joven, con 40,5 años de media, frente a los 44,5 de los varones.

También la perciben jóvenes menores de 25 años que cumplen alguno de los supuestos contemplados en los requisitos de la RMI: tener personas con discapacidad a su cargo, sufrir orfandad absoluta, una grave exclusión social o haber estado tutelado por la Comunidad de Madrid. Este colectivo constituye un 6,02 por ciento de los beneficiarios.

En el 63 por ciento de las familias beneficiarias hay menores y la media de miembros por familia es de 2,97. Las madres solteras suponen el 26,37 por ciento del total, a las que se suman un porcentaje muy reducido (el 1,86 por ciento) de hombres a cargo de menores. Las personas solas constituyen un 30,72 por ciento de las que obtienen la ayuda.

Según UGT Madrid, "las solicitudes de la RMI han crecido en el último año un 76 por ciento, aunque las familias beneficiarias sólo han aumentado un 22 por ciento".

Asimismo, ha asegurado que "el presupuesto regional en esta materia en el año 2012 crece un escueto 5,2 por ciento" y "la cuantía de la prestación económica se mantiene congelada desde el año 2009".

También ha denunciado que "los retrasos en la gestión, el escaso presupuesto y el aumento de las exigencias en los requisitos de acceso al RMI, ralentiza cada vez más la percepción de la ayuda".

Además, ha subrayado que "estas rentas deben tener una relación directa con el empleo", por lo que considera "fundamental trabajar en la reinserción laboral de los perceptores, siendo éste y no otro el objetivo último que debe tener la RMI".