Actualizado 27/02/2012 16:51 CET

Los vecinos de Chueca, divididos ante la declaración de Zona de Protección Acústica en el distrito Centro


Plaza De Chueca En Madrid
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Vecinos de Chueca y la asociación vecinal 'Chueca por la Diversidad' han mostrado posiciones enfrentadas a la aprobación de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) en el Centro, ya que, para los primeros la medida será efectiva si se paralizan la concesión de nuevas licencias a bares y terrazas y se adelanta una hora el cierre de los mismos, mientras que el segundo colectivo cree que no se debe luchar contra estos establecimientos, sino contra el botellón y los 'lateros'.

'Chueca por la Diversidad' ha señalado que los locales de ocio nocturno y terrazas del barrio "no son los únicos responsables del ruido del barrio" y creen que el verdadero origen del problema es el botellón. "Los locales de ocio nocturno y terrazas del barrio no son los únicos responsables del ruido del barrio. Más al contrario, contribuyen al ocio dentro de los locales, evitando un problema que, hasta el día de hoy, el Ayuntamiento no ha sido capaz de solucionar y cada vez es mayor: el botellón", ha indicado esta asociación.

Además, consideran que adelantar una hora de cierre a los locales no solucionará el problema del ruido "sino todo lo contrario, fomentando que la importante gente que cada día viene a nuestro barrio a disfrutar de sus opciones de ocio, restauración y cultura tenga que salir antes a la calle a continuar la fiesta".

"Nos preocupa que la limitación al ocio nocturno que parece esconder esta medida acabe con los locales del barrio y, por tanto, convierta Chueca en un desierto de locales vacíos, cerrados que nos devuelva a años ya pasados. En otras palabras, creemos que la ZPAE puede ser el acta de defunción del barrio. No hay que olvidar el importante papel que la hostelería jugó en los años 80 para la regeneración de un barrio que, entonces, era sinónimo de marginalidad e inseguridad".

Por otro lado, 'Chueca por la diversidad' considera que la denegación de nuevas licencias que han solicitado desde otras plataformas vecinales "no sólo es una postura radical, sino además algo contrario a las necesidades del barrio, en el que desde hace meses, y especialmente por la crisis económica, se amontonan los locales cerrados que no ayudan nada a fomentar el dinamismo y riqueza de Chueca".

Por todo ello, piden al Ayuntamiento que controle "de forma rotunda" el botellón, "un fenómeno al alza que realmente ocasiona, no sólo ruido, sino también enormes problemas a los vecinos en forma de suciedad, basuras y olores"; y también contra la venta ambulante, "que además de favorecer el botellón, suponen un incumplimiento de diversas normativas municipales".

Asimismo, esta asociación apuesta por un control del cumplimiento de las normas de aforo y decibelios por parte de los locales y una campaña para concienciar a vecinos, empresarios y visitantes de lo importante que es mantener una normas mínimas de convivencia.

"Apostamos por el diálogo en la búsqueda de soluciones, siendo necesario que se escuchen todos los puntos de vista y no únicamente aquellos planteamientos más radicales y centrados en el enfrentamiento de diferentes colectivos", ha concluido 'Chueca por la Diversidad'.

DIVERGENCIA DE OPINIONES ENTRE OTROS VECINOS

Por su parte, la otra asociación vecinal del barrio, integrada dentro de la plataforma de vecinos 'Madrid Centro', ha presentado al Ayuntamiento su propuesta para la Zona de Protección Acústica Especial para el distrito.

Así, ha pedido una revisión "urgente" del actual modelo de ocio y turismo en el distrito y por ello proponen que se adelante una hora de cierre los establecimientos de ocio y que se paralicen las licencias a estos locales de la zona, como se hizo en los bajos de Aurrerá.

"Los vecinos del distrito Centro de Madrid soportamos una situación de grave deterioro medioambiental acústico, fruto de los ruidos originados por la alta concentración de comercio y ocio existente en el Centro como destino turístico principal de la ciudad. El Ayuntamiento no ha conseguido que las actividades que ofrecen ocio a los ciudadanos sean compatibles con los derechos constitucionales de los vecinos", ha indicado la plataforma vecinal.

Critican que soportan música y ruidos en locales (muchos con exceso de aforo) hasta altas horas de la noche, ruidos de carga y descarga y de limpieza intensiva, saturación de tráfico, músicos ambulantes a todas horas, que perjudican a su calidad de vida.

Reclamamos un trato similar al dado con éxito a los vecinos de Aurrerá, gracias a la declaración de Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) desde 2010.

Estas asociaciones vecinales exigen una regulación administrativa con la conformidad vecinal previa de las actividades musicales y demás eventos que se realicen en calles y plazas del distrito, la vigilancia efectiva del horario de carga y descarga nocturno, el régimen sancionador efectivo para las infracciones y campañas institucionales de información y concienciación del problema.

"Creemos que es posible y necesario conciliar el descanso de los vecinos y el desarrollo de actividades familiares, profesionales, etcérera, con el desarrollo de las actividades potencialmente ruidosas en la ciudad, en particular en el distrito centro de Madrid", ha señalado la plataforma vecinal, que incluye a la Asociación de Vecinos de Chueca.