Actualizado 30/03/2012 21:58 CET

El consejero delegado de Ford ganó un 11,2% más en 2011

Alan Mulally
FORD

NUEVA YORK, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente y consejero delegado del grupo automovilístico estadounidense Ford, Alan Mullaly, recibió una remuneración correspondiente al ejercicio de 2011 de 29,49 millones de dólares (22,18 millones de euros al cambio actual), lo que supone un aumento del 11,2% en relación con 2010.

Del importe total de la retribución, 2 millones de dólares (1,5 millones de euros) corresponden al salario, que creció el pasado año un 43%, mientras que los bonus sumaron 1,82 millones de dólares (1,36 millones de euros), con una disminución del 42,2%, según la documentación remitida por la empresa a la Securities and Exchange Commission (SEC).

Además, Mulally recibió el pasado año acciones valoradas en 13,92 millones de dólares (10,46 millones de euros), opciones sobre acciones por 7,49 millones de dólares (5,63 millones de euros), otros 3,64 millones de dólares (2,73 millones de euros) por un plan de incentivos y 612.587 dólares (460.000 euros) en otros conceptos.

Por su parte, la retribución del presidente ejecutivo de la firma del óvalo, Bill Ford, bisnieto del fundador de la compañía, Henry Ford, alcanzó el pasado año 14,45 millones de dólares (10,8 millones de euros), un 45,3% menos.

El informe de Ford también recoge los emolumentos asignados al director financiero, Lewis Booth, que percibió 7,73 millones de dólares (5,81 millones de euros), del vicepresidente ejecutivo para América, Mark Fields, que se embolsó 8,84 millones de dólares (6,64 millones de euros), y del vicepresidente de Asia-Pacífico y África, Joseph Hinrichs, que cobró 5,3 millones de dólares (3,98 millones de euros).

Ford registró un beneficio neto de 20.213 millones de dólares (15.429 millones de euros) durante el pasado ejercicio, lo que supone un récord y multiplica por más de tres las cifras contabilizadas en 2010, según datos publicados por la empresa.

La empresa explicó que este fuerte aumento de su resultado neto el año pasado incluye unos extraordinarios de 12.400 millones de dólares (9.465 millones de euros) que se anotaron en el último trimestre del ejercicio previo, por motivos de contabilidad.