La Justicia alemana prohíbe la circulación de vehículos diésel antiguos en Colonia y Bonn

Actualizado 08/11/2018 18:11:17 CET

BERLÍN, 8 Nov. (dpa/EP) -

Un tribunal alemán ha dictaminado este jueves que las ciudades Bonn y Colonia deberán prohibir la circulación de vehículos diésel antiguos en determinadas áreas de sus zonas más antiguas a partir de abril de 2019, con el fin de cumplir con los niveles de calidad del aire exigidos por las autoridades europeas

Esta decisión se produce después de la demanda de la asociación Deutsche Umwelthilfe (DUH), que defiende que la prohibición de los coches diésel es la única forma de cumplir con los objetivos medioambientales de la Unión Europea (UE), que estipula que los niveles de dióxido de nitrógeno no deben superar los 40 microgramos por metro cúbico.

Colonia y Bonn se unen así a Stuttgart, Aachen, Frankfurt, Mainz y Berlín, que ya recibieron fallos judiciales sobre prohibiciones de vehículos diesel.

Hamburgo fue la primera ciudad alemana en introducir una prohibición de vehículos diésel antiguos, aunque limitada hasta ahora a solo dos calles del centro de la ciudad. Con una población de casi dos millones de habitantes, circulan a diario unos 265.000 vehículos diésel por ella, según datos de la Oficina Federal de Transporte (KBA). De ellos, cerca de 165.000 son automóviles antiguos y emiten una gran cantidad de gases contaminantes.

El debate sobre la prohibición de coches altamente contaminantes en entornos urbanos ocupa la primera plana política de Alemania. Distintas mediciones oficiales revelan que los residentes de las ciudades alemanas respiran altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2).

En 2017, un total de 66 ayuntamientos alemanes superó los límites de contaminación permitidos. Otras ciudades como Stuttgart o Múnich también se están planteando restricciones al tráfico de determinados vehículos diésel.

Contador